Logo Fundación artesanías de Chile

19 Agosto, 2010

Los artesanos de Chile se movilizan para celebrar el Bicentenario de nuestro país

A toda máquina están trabajando los más de 2.230 maestros artesanos de todo el país, que integran la red con la que trabaja Fundación Artesanías de Chile, cultores reconocidos de diferentes oficios transmitidos de generación en generación, para celebrar nuestros 200 años de vida independiente como nación.
El Departamento de Cultura y Educación de la fundación ya se encuentra desarrollando una serie de actividades, entre las que se cuentan exposiciones, talleres y muestras típicas, centradas en la difusión de los principales oficios artesanales que se desarrollan a lo largo de nuestro territorio.
Con ellas se busca dar a conocer a los principales exponentes de la tradición artesanal de distintas regiones del país para, en el marco de las celebraciones del Bicentenario de Chile, convocar a toda a la familia a descubrir y sorprenderse con la belleza, delicadeza ytécnicas ancestrales de la artesanía, parte fundamental de nuestro patrimonio cultural.
De esta manera, la fundación y los artesanos de todo el país que integran su red de beneficiarios, se suman a los proyectos e iniciativas organizadas por el Gobierno de Chile para conmemorar este hito emblemático en nuestra historia.
A través de ellas, rescatarán obras y piezas de alta calidad y valor patrimonial, representativasdel norte, centro y sur de Chile, procurando difundir sus orígenes y usos, para representar el Chile del Bicentenario, y estimular el reconocimiento de las técnica tradicionales que forman parte de nuestra identidad nacional y patrimonio cultural.
Siempre bajo los preceptos del comercio solidario, es decir a través de la compra directa a los artesanos, la Fundación Artesanías de Chile pone a disposición de éstos, su plataforma de comercialización, compuesta por seis tiendas de alto nivel, ubicadas en Santiago y en tres de las ciudades más turísticas del sur de Chile, como son Valdivia, Puerto Varas y Punta Arenas.
Esto permite a los artesanos vivir de su oficio y preservar el patrimonio cultural que implica la artesanía tradicional.