Logo Fundación artesanías de Chile

7 julio, 2014

Sandra Arriaza, maestra artesana de cestería en hoja de choclo “La artesanía es un oficio que da pertenencia y debiera enseñarse en los colegios”

Sandra Arriaza, maestra artesana de cestería en hoja de choclo de Pichidegua, VI región, y parte de la red de artesanos de la Fundación, fue una de las invitadas para enseñar este oficio en el espacio educativo del Centro Cultural Palacio La Moneda desde el 29 de mayo hasta el 6 de junio, como parte de los talleres gratuitos que se imparten de lunes a domingo a niños y adultos.

En esta entrevista, habla de la importancia de la artesanía, su traspaso de generación en generación y su enseñanza en los colegios, como parte de un sentido de pertenencia en los más pequeños.

¿Cuándo aprendiste este oficio?

Lo aprendí a fines de 2009 en Pichidegua, gracias a una señora que me enseñó primero la técnica de trenzado con hoja de choclo. Luego, decidí hacer un taller de hoja de choclo que realizó Servicio País en la Municipalidad, y ahí mejoré la técnica y aprendí a hacer angelitos. Después se me ocurrió empezar a hacer flores con este mismo material. De un taller de 20 mujeres, sólo terminamos 3.

¿Qué significa para ti traspasar tu oficio?

A mí me encanta enseñar lo que hago y sobre todo a los niños, porque yo también aprendo de ellos. Yo ahora traje un modelo y ellos deben seguirlo, pero muchas veces le ponen otras cosas y eso es parte de su creatividad. De algo tan simple, ellos tienen la posibilidad de ir jugando. Mis hijos también están aprendiendo y es importante que valoren lo que uno hace. Y que si ellos aprenden, que lo hagan bien, para que tengan una herramienta de trabajo.

¿Cuál es la importancia para ti de pertenecer a la red de artesanos de la Fundación?

Yo estoy muy agradecida de la Fundación. Estoy feliz, porque gracias a esta iniciativa yo puedo ganar ingresos y al mismo tiempo me permite quedarme en la casa y poder cuidar a mis hijos, poder llevarlos al jardín y estar con ellos. Para mí esto ha sido una gran ayuda. Además, mis productos se han ido muy lejos gracias a la Fundación y esto ha permitido que conozcan lo que uno hace en Pichidegua.

¿Qué significa la artesanía para ti?

Para mí es súper importante. A mí me enseñaron un oficio y yo le saqué provecho, porque muchas de las mujeres que estuvieron conmigo aprendiendo en el taller no siguieron, sólo terminamos tres. Si bien hacer una artesanía te toma bastante tiempo, lo hago porque es como revivir lo que hacía la señora que me enseñó y poder traspasarlo a otras generaciones.Yo creo que sería importante que se impartieran talleres de artesanías en los colegios, para que los niños aprendan el oficio desde chiquititos de sus localidades, porque además se transmite un sentimiento de pertenencia. Pero hoy falta eso, que les enseñen a los niños y que sea parte de su educación.

¿Cuál es el proceso de la hoja de choclo?

Lo primero es esperar a que las hojas se sequen en la mata, hasta que queden de un tono café. Luego se quiebra el maíz, es decir, se desecha el maíz seco y se van dejando las hojas de choclo. Antes me regalaban las hojas, ahora yo las tengo que comprar. Compro el saco y luego tengo que ver si las hojas me sirven. Una por una tengo que revisar en qué condiciones están las hojas, porque si están muy manchadas, por ejemplo, ya no te sirven. Luego, las hojas buenas las voy guardando en un saco y las dejo por unos días en un lugar seco hasta que están listas para usarlas. Algunas veces las tiño, pero eso depende del trabajo que quiera lograr. Pero me encanta trabajar con este material, me gusta el olor y la textura de las hojas.