Logo Fundación artesanías de Chile

4 Septiembre, 2014

Maestra artesana en cerámica de Puerto Ibáñez Gladys Alarcón: “La pintura rupestre es lo que le da más identidad a nuestro trabajo”

La artesana de la localidad de Puerto Ibáñez, XI Región de Aysén, estuvo por más de una semana realizando un taller en el espacio educativo del Centro Cultural Palacio La Moneda, enseñando su artesanía del extremo sur de Chile y el mundo, que consiste en la creación y confección de artesanía en greda forrada en cuero de chivo, decorada con pinturas rupestres.

¿Qué es lo que más destaca de su oficio?

Lo más importante para nosotros y que le da identidad a nuestro trabajo es la pintura rupestre. Éstas fueron encontradas en los paredones de toda la Patagonia chilena-argentina, pero principalmente lo que es la guanaca con cría, pintura a la que le damos mayor valor, ya que se encontró solamente en Villa Cerro Castillo, por lo tanto, eso le da una identidad propia a nuestro pueblo como artesanos y además, pasó a ser Patrimonio Cultural en nuestra comuna.

¿Dónde lo aprendió y cómo fue la experiencia?
Yo comencé muy jovencita, más o menos a los 17 años, cuando empecé a trabajar la greda en los talleres que se dieron en la municipalidad. En ese tiempo vine a una exposición que se hizo en Valparaíso y Viña del Mar, el año 89. Comencé mirando y aprendiendo en los tiempos libres, y luego me di cuenta que esto era una entrada económica. Que podía ayudar en la casa, y además me gustó mucho. Lo primero que hago al levantarme es pensar qué es lo que tengo que hacer hoy en cerámica. Para mí no es un oficio, es algo que hago con mucho agrado y que va más allá de eso.


¿Dónde comercializa sus productos?
Gracias a Dios hemos tenido muchas ferias donde vender. A través del Fosis, se realiza mucha feria comunal. Tenemos una feria que se hace en la misma localidad, que se llama Feria Comunal de la Cuenca del Lago General Carrera, donde formo parte de la agrupación que se llama Los Tehuelches, donde tenemos una muy buena directiva. Gracias a esto hemos podido estar tres años consecutivos en la feria “Territorio Tehuelche” y en ésta reunimos a gente de las seis localidades de la cuenca del lago General Carrera. Así hemos logrado que la gente conozca Puerto Ibáñez, conozca nuestra artesanía y nuestro pueblo, que es muy bonito.


Otra forma de comercializar mis productos es a través de las ferias regionales. Este año hemos tenido una feria por mes y el resto lo voy vendiendo a gente que se pasa el dato.


¿Qué significó para usted haber aprendido este oficio?
Como dueña de casa, no tener una profesión u oficio que genere dinero, para mí ha sido importantísimo, porque es un apoyo económico que le doy a mi familia y además me permite estar con mi familia, porque yo trabajo en mi casa. Esto es muy importante para mí.


¿Desde cuándo forma parte de la Fundación?
Hace más o menos 4 años. La Fundación fue a nuestra localidad, nos reunieron como artesanos en una reunión y asistimos varios. Y ahí nos seleccionaron.


¿De qué forma la ha beneficiado pertenecer a la Fundación?
Artesanías de Chile hoy para mí es muy relevante. Estoy muy agradecida. Sobre todo con esta experiencia de venir a Santiago y dar a conocer mi artesanía y comunicarme con la gente directamente ha sido muy significativo. Mi artesanía ha sido muy bien acogida en la gente y estoy muy agradecida, muy contenta de ser parte de este proyecto de la Fundación.


Estar en Santiago enseñando a niños y adultos ha sido una experiencia nueva para mí y me voy a ir muy contenta de haber podido dar a conocer nuestra cultura. Porque cuando se habla de greda, la gente piensa que se hace sólo en el norte. Aunque en estos días ha llegado gente que tiene noción de nuestra artesanía y eso ha sido muy bonito, porque además he tenido la oportunidad de compartir con gente del extranjero, como de Brasil, Estados Unidos. Y se han ido muy contentos de haber conocido la artesanía de nuestro país.


¿Cuál es el proceso?
Es bien largo. Son dos procesos distintos: uno es el de la greda y otro el del cuero. Yo puedo trabajar varios moldes en el día, pero no así terminar el producto en el día. Puedo sacar 30, 40 o 60 piezas en un día, dependiendo de los moldes que yo tenga. Tengo que esperar que lleguen a un punto determinado en el horno, donde yo pueda ponerles bisutería. Luego, todo eso se va a una bolsa de plástico por 10 días, en el caso de que fueran 60 piezas, por ejemplo, que es lo máximo que yo puedo tener en mi horno. Entonces, desde que empiezo, hasta que termino, pueden pasar entre 10 y 15 días hasta tener la pieza de greda terminada.


El proceso de quemado se hace con estos hornos eléctricos. Es confeccionado con arena volcánica y tratamos de ocupar todo lo que nosotros tenemos en nuestro alrededor, por lo tanto, impermeabilizamos el producto con arena volcánica, que es un aislante muy bueno y natural. Ahí comenzamos con el proceso del cuero, que es de 10 días más o menos.Por eso, siempre les decimos a nuestros clientes que si nos van a hacer un pedido tiene que ser 20 días antes por lo menos.


Dependemos mucho del tiempo también, porque si está muy húmedo y la temperatura está muy baja se demora más en secarse el producto. Tiene que estar en un ambiente seco y ojalá que no llegue sol ni viento.