Logo Fundación artesanías de Chile

1 enero, 2015

Maestra artesana en textilería mapuche Ángela Calfulaf: “Para mí la artesanía es una profesión”

La artesana de Padre Las Casas (IX Región de la Araucaní­a), estuvo desde el 9 al 20 de agosto en Centro Cultural Palacio La Moneda, enseñando su oficio de textilería con talleres para colegios y público general.

¿Cuándo aprendiste tu oficio?

Desde muy pequeña, cuando tenía 12 años más o menos.

¿Cómo lo aprendiste?

Mirando a mi mamá. Ella tejía siempre y yo la veía y me gustaba mucho lo que hacía. Somos 4 hermanos y todos sabemos hacer la artesanía. Ella nos inculcó al amor y la pasión por tejer.

¿Desde cuándo formas parte de la red de la Fundación?

Desde que empezó, hace aproximadante 10 años.

¿Cómo llegaste a la Fundación?

Fue gracias a mi tía. En ese tiempo ella me invitó a formar parte de un grupo de textileras y me integré. Un tiempo después llegó la Fundación a Padre Las casas buscando a artesanos que cumplieran con el perfil de la fundación y les interesaron mis productos. Desde ese momento hasta hoy les vendo mis productos.

¿Qué ha significado para ti pertenecer a la red de la Fundación?

Ha sido fundamental para mí, porque gracias a eso tengo ingresos todos los meses y me ha ayudado a mantener a mi familia. Además de la parte económica, me he podido conocer a mucha gente, he salido fuera de chile a conocer otra cultura. Por ejemplo fui a Bolivia, a un encuentro de artesanos de americalatina. Y eso fue gracias a la Fundación. También me ha dado la oportunidad de traspasar mi conocimiento con los talleres, enseñar mi oficio a niños y adultos y eso es muy gratificante.

¿Cómo ha sido la experiencia de venir a hacer talleres al CCPLM?

Muy buena. Me llevo mucho conocimiento de la gente, de los niños sobre todo. De personas extranjeras también, muchos portugueses y mexicanos que han visitado el centro cultural que se interesan por lo que uno hace, nuestra cultura, nuestro oficio. He tenido una muy buena experiencia.

¿Qué significa para ti la artesanía?

Para mi es todo, porque me da vida, alegría, bienestar. Es algo que realmente me apasiona y lo hago con amor. Para mi es una profesión.

¿Cuál es el proceso de tu trabajo?

Primero tengo que lavar la lana, luego hilarla, teñirla con anilina o también con hojas y raíces. Siempre trato de teñirla con las hojas, es más natural, pero más demoroso a la vez.
Luego tengo que secar la lana una vez que se tiñe y eso se demora uno o dos días, dependiendo del tiempo. Luego viene el tejido en el telar.

¿Qué productos haces?

Hago de todo, como frazadas, ponchos, caminos de mesa, individuales, chales, bufandas. Todo lo que es a telar