Logo Fundación artesanías de Chile

17 febrero, 2016

El sensible fallecimiento de nuestra artesana Amalia Chaigneau

El lunes en la noche ocurrió el sensible fallecimiento de nuestra artesana Amalia Chaigneau, quien se encontraba en una avanzada edad (93 años aproximadamente) y producto de esto su estado de salud era delicado.

Amalia Chaigneau era una reconocida orfebre quien rescató e hizo parte de su vida la orfebrería mapuche tradicional.

A continuación una reseña que nos entregó su hija hace unas semanas ya que están lanzando un libro recopilatorio con su legado. A través de sus palabras, queremos hacer un reconocimiento al trabajo que realizó la sra. Amalia, quien trabajó junto a la fundación desde sus comienzos y donde se crearon sinceras y cercanas relaciones comerciales, junto al cariño, respeto y amistad de nuestros compañeros de trabajo.

Amalia Chaigneau Soto, nació en Concepción el 21 de febrero de 1923. Realizó sus estudios primarios en Chillán y los secundarios entre Rancagua y Santiago, donde terminó en el Liceo Nº 2 de Niñas. Después de estudiar un año en la Escuela de Leyes de la Universidad de Chile se cambió a la Escuela de Trabajadoras Sociales de la misma Universidad, al considerar que las leyes eran indiferentes a los problemas sociales. Egresó de la carrera de Asistente Social en 1944 y empezó a trabajar inmediatamente en La Casa Nacional del Niño del Servicio Nacional de Salud. Una vez titulada en 1946, ingresó al Hospicio de Santiago “ SNS donde trabajo hasta 1959.

Entre 1953 y 1954 viajó a Alemania Oriental como representante de las Agrupaciones Femeninas Chilenas de Izquierda para asistir a la Federación Internacional Democrática de Mujeres, institución de la que fue Secretaria para América Latina. En el mismo periodo, visitó la Unión Soviética – donde se interiorizó del funcionamiento de los hogares de ancianos, de los centros de menores y de las salas cunas “ Checoslovaquia e Italia. En este último país, con gusto constató la estrecha colaboración que existía entre las fuerzas progresistas y las distintas instituciones del pueblo, incluida la iglesia.

Al regresar a Chile en 1954, formó parte de la organización del Primer Congreso Latinoamericano de Mujeres, en el que participaron México, Brasil, Guatemala y Chile. Entre los años 1959 y 1969 estuvo a cargo del Servicio de Bienestar Estudiantil de la Universidad de Chile, en su Casa Central y en Hogares Estudiantiles. Luego asumió como Asistente Social de las Escuelas de Agronomía y Veterinaria de la misma Universidad.

Paralelamente ingresó a la Escuela de Artes, especializándose en orfebrería y en técnicas de repujado y esmaltado, saliéndose de los diseños tradicionales. Jubila el 5 de octubre de 1973.

El 14 de octubre de 1974 fue detenida y conducida al campamento de Tres ílamos donde permaneció hasta el 21 de marzo de 1975, fecha en la que fue expulsada del país y acogida por el Gobierno de México. Desde julio de 1975 trabajó en el Centro de Productividad Nacional, dependiente del Programa de Trabajo Social, institución creada para erradicar la migración infantil hacia las grandes ciudades.

Paralelamente colaboró con ACNUR en la ayuda a los exilados chilenos con dificultades de integración laboral. En México, retoma el trabajo e investigación de la joyería que había comenzado en Chile, perfeccionando la técnica de fusión y de cera perdida y, muy especialmente el rescate de piezas prehispánicas y de arte popular mexicano. Fue incorporada al Fondo Nacional para el Fomento de las Artesanías (FONART) en México, organismo que reúne a destacados artesanos dedicados a la preservación del diseño ancestral.

En diciembre de 1983 le permitieron volver a Chile. Desde ese momento retomó la orfebrería y comenzó a desarrollar su actividad creativa, preocupándose del rescate, investigación y conservación de la joyería Mapuche, estudiando las piezas menos conocidas y particularmente hermosas, pertenecientes no solamente a colecciones públicas y privadas, sino que también a personas de dicha etnia.

Para el desarrollo de esta labor, ha analizado la expresión artística materializada en la denominada joyería, que está constituida por un conjunto de piezas ornamentales y rituales de uso ancestral.

Este trabajo de investigación ha significado una depurada selección de aproximadamente 200 piezas, con las que se pretende generar no sólo un conocimiento, divulgación y valoración de ellas, sino que un acercamiento a la Comunidad Mapuche a través de una de sus más ricas expresiones identitarias.

La seriedad y profundidad de su oficio, tanto en su aspecto creativo como de investigadora, además del acervo que ha servido de inspiración, la transforman en un referente nacional sobre la materia.

En una entrevista de Francisca Jiménez de la revista MásDeco, Amalia contó un poco más de su vida:

¿Cómo fue su introducción en la joyería mapuche?

Cuando retorné a Chile, en 1983, comencé a investigar la platería mapuche. Pude conocer las colecciones más importantes que existen en el país, como la de Raúl Morris, la del Museo de Arte Precolombino y la de Mayo Calvo. Sin embargo, me percaté de que los mejores registros no están en Chile, sino que en el extranjero. Por ejemplo, el museo etnográfico de Berlín tiene una colección de platería mapuche y un catálogo que ya se lo querría un museo chileno.

¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Me interesa preservar el diseño y hacer piezas lo más fieles posible a las originales. Algo que incluye no solo las formas sino también la calidad del metal. Eso para mí es crucial. Además, como las piezas para las mujeres mapuches son relativamente rústicas, éstas son más que un adorno porque siempre suelen protegerlas de algo, de malos espíritus.

¿Quiénes compran estas joyas?

Muchas extranjeras son clientas mías. Pero también son varias las mujeres mapuches quienes me encargan piezas para lucir en sus fiestas tradicionales y en el día a día. Por ejemplo, jovencitas que quieren tener su propio ajuar. Las joyas que reproduzco son, principalmente, el prendedor de tres cadenas, los chawai o aros y alfileres o tupus. Diseños que por su simpleza son muy contemporáneos.

http://masdecoracion.latercera.com/¦/conten¦/10_1677_9.shtml