Logo Fundación artesanías de Chile

25 febrero, 2016

Artesano en tallado de madera de Rapa Nui José Luis Teao Lazo

En un rincón de la tienda de Artesanías de Chile ubicada en el Centro Cultural Palacio La Moneda hay un mesón lleno de herramientas, materiales, simbologías rapanui y un ukelele. El responsable es José Teao y con él vamos a conversar. “Para mis amigos y quienes me conocen más mi nombre es Pari”, dice de entrada. La pregunta es inevitable. ¿Conversaremos con José o con Pari? “Con Pari pues mi amigo, por supuesto”.

Nació y creció en la Isla de Pascua, lugar que abandonó a los 18 años para realizar el servicio militar en lo que él denomina “el continente”. “Fue la primera vez que dejaba la Isla y también la primera vez que usaba zapatos”. Hace tres años se radicó en Rancagua y desde ahí llegó la semana pasada para enseñar a tallar distintas figuras de la simbología rapa nui, utilizando moldes para dibujar los símbolos y un partidor para realizar el tallado, junto a Artesanías de Chile.

“Vengan, haré un taller gratuito”, le dice a quienes pasan cerca de donde se encuentra. Entró al mundo del arte rapa nui observando a hermanos, tíos y sabiendo que de esa forma podría honrar a sus antepasados. Cree que para convertirse en un maestro en cualquier disciplina se debe trabajar por cinco años. El lleva 25 haciendo artesanía y eso le entrega una confianza inquebrantable en su trabajo. “Cuando te conviertes en un profesional, en un maestro, puedes imprimirle un sello a tu trabajo. Mis moais tienen orejas curvas, no rectas como las hacen los demás, ese es mi sello”.

Pese a no vivir en la Isla, ha llevado la cultura rapa nui a Rancagua. Ahí tiene “Ko te Pini Rapa nui”, que significa “un rincón de rapa nui”. “Yo vivo de esto, trabajo entre 8 y 12 horas diarias, tengo mi marca registrada, una tienda grande, hago despachos y trabajo con transbank”, dice con orgullo. Desde ahí viaja permanentemente por Chile a través de distintas iniciativas municipales.

Se siente reconocido, pero sabe que no ha tocado techo. “Uno nunca termina de aprender, te sigues perfeccionando día a día. Alguien te puede decir que hiciste algo perfecto, pero uno sabe que hay un detalle, nadie lo puede ver pero uno sabe que está. Esa perseverancia te lleva a la innovación, proceso al que también se llega por accidente. De repente se me rompe una pieza y me enojo, pero un rato después la miro y me doy cuenta de que creé algo nuevo”.

Tahonga, que es el huevo de la fertilidad y Aringa ora, que es un moai que significa rostro de los antepasados, son algunos de los símbolos que los asistentes pueden aprender a tallar. “Estamos trabajando con cuadraditos de trupán, los niños dibujan las distintas figuras con un molde y luego utilizan un partidor para tallar. Cuando terminan les cuento la historia que hay detrás del símbolo que realizaron y como regalo se llevan la pieza para la casa”, cuenta.

Cuando los asistentes son adultos hay un valor agregado. “En esos casos me preocupo de analizar el grado de estrés de cada uno, pues con los 25 años que tengo de experiencia sé que cuando uno trabaja la parte psicomotora fina demuestra el nivel de estrés que posee. En Santiago, donde todos viven apurados, durmiendo con un ojo en lo que harán el día siguiente, con medios de transporte colapsados, el estrés es muy alto”.

Su vínculo con Artesanías de Chile está comenzando y se muestra muy ilusionado. “Yo procuro traspasar mucho cariño, sé que es difícil traer gente desde la Isla y para mí es muy importante estar aquí traspasándole a la gente conocimientos sobre mi cultura, pues abunda la ignorancia y espacios así son muy relevantes, pueden contar con la entrega del Pari”.

De lunes a viernes realiza talleres programados para instituciones educativas, colegios subvencionados, liceos, establecimientos para personas con necesidades educativas especiales y también para agrupaciones de adultos mayores. Durante los fines de semana los talleres son abiertos al público y se realizan a las 12:00 y a las 16:00 de manera gratuita, por lo que se privilegia el orden de llegada.

Este sábado 21 de noviembre estará en estación Quinta Normal realizando talleres en una actividad conjunta entre Artesanías de Chile y Metro de Santiago.