Logo Fundación artesanías de Chile

29 diciembre, 2016

Presidenta Bachelet y Ministro Ottone reconocen a los Tesoros Humanos Vivos de Chile 2016

Los hermanos Marilicán Lindsay, dedicados a la cestería en fibra vegetal de quilineja (parte de la red de artesanos y artesanas de Fundación Artesanías de Chile), el titiritero Sergio Guzmán; la tejendera y matriarca de la comunidad Colla, Basilia Escalante; y representantes de Las Palomitas Blancas, colectivo femenino que elabora y vende tortillas de rescoldo; llegaron hasta La Moneda para recibir la distinción otorgada desde 2009 por el Estado, a través del Consejo de la Cultura.

Acostumbrados a ejercer sus oficios y/o saberes en un perímetro -por lo general- acotado a sus localidades, y sin pretensiones más allá de mantener vivo el patrimonio inmaterial que han heredado de sus familias y cercanos, la familia Marilicán Lindsay, el titiritero Sergio Guzmán; la tejendera y matriarca de la comunidad Colla, Basilia Escalante; y el colectivo Las Palomitas Blancas, pusieron en pausa sus actividades cotidianas y asistieron a La Moneda para recibir de manos de la Presidenta Michelle Bachelet y del Ministro de Cultura, Ernesto Ottone, el reconocimiento como Tesoros Humanos Vivos de Chile (THV) 2016.

Desde hoy, sus nombres y oficios integran la nómina de los 42 cultores individuales y colectivos que desde 2009 han sido distinguidos como THV, programa ejecutado en Chile por el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), que busca valorizar y visibilizar aquellas personas y comunidades portadoras de manifestaciones del patrimonio cultural inmaterial de alta significación para el país, buscando establecer las mejores herramientas para una eficaz puesta en valor de su patrimonio, y promover su registro, transmisión y salvaguardia.

El Ministro Ottone destacó que “este año por primera vez hicimos una Encuesta de Caracterización Socioeconómica que nos permitió identificar necesidades y dificultades transversales a los reconocidos como Tesoros Humanos Vivos. De esta manera podremos diseñar un sistema de acompañamiento y seguimiento que vaya más allá de esta distinción, para que como Estado podamos fortalecer el proceso de salvaguardia de estas expresiones y sus cultores”.

En el Patio Los Naranjos del Palacio de La Moneda, los cultores recibieron el reconocimiento de manos de la propia Presidenta y el Ministro de Cultura, consistente en una certificación pública de su calidad de Tesoro Humano Vivo y un estímulo económico de $ 3.000.0000 para cultores individuales, y $ 7.000.000 para los colectivos.

LOS RECONOCIDOS

La selección de este año consideró a los hermanos Marilicán Lindsay quienes desde el 2010 son parte de la red de artesanos y artesanas de Fundación Artesanías de Chile; familia de artesanos de Chiloé que, usando la quilineja, fabricaron en principio piezas utilitarias de uso cotidiano (especialmente canastos, vetas, esteras y escobas) e incorporaron con el tiempo la elaboración de piezas ornamentales, pero sin desviarse de las formas y técnicas tradicionales.

Por primera vez un representante de las artes del espectáculo, ámbito incorporado en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, que incluye la música vocal o instrumental, la danza, el teatro, la pantomima, la poesía cantada y otras formas de expresión. Se trata del titiritero Sergio Guzmán, de la comuna de Lo Espejo, quien llegó acompañado de Luisa, su esposa, a ratos manager y vestuarista de los títeres que han rodeado la vida de cuatro generaciones de su familia, desde que se inició en esta labor, hace 46 años.

También estuvo presente la tejendera y matriarca de la comunidad Colla, Basilia Escalante, mujer de 87 años, madre de 10 hijos, defensora y difusora de su cultura, de gran sabiduría ancestral, poseedora de valiosos conocimientos y experiencia sobre la naturaleza, costumbres y usos rituales. En la comuna de Diego de Almagro, Región de Atacama, es respetada como una autoridad social y espiritual, líder en ceremonias de pago y rogativas a la pachamama.

Hasta el Patio de Los Naranjos llegaron también representantes de las Palomitas Blancas o Palomitas Blancas de Laraquete, de la comuna de Arauco, Región del Biobío, colectivo femenino dedicado a la elaboración y venta de tortillas de rescoldo, patrimonio alimentario extendido a nivel nacional, cuya particularidad desde el punto de vista culinario es la incorporación de productos del mar a la tradicional tortilla.

El CNCA, a través del Departamento de Patrimonio Cultural, realiza un trabajo de continuidad con aquellos individuos y comunidades reconocidas, con el fin de cumplir el compromiso de contribuir a la salvaguardia del patrimonio cultural inmaterial por el cual fueron reconocidos. Ello, a través de iniciativas programáticas tendientes a la identificación, registro, investigación, reconocimiento, promoción y valoración de las expresiones de su patrimonio inmaterial.