Logo Fundación artesanías de Chile

18 enero, 2017

Premio Liderazgo Empresarial 2016 es una clava mapuche

La Asociación Chilena de Administradoras de Fondos de Inversión A.G. (ACAFI) hizo entrega de su Premio Liderazgo Empresarial 2016, galardón que es una clava realizada por maestros artesanos mapuche de Fundación Artesanías de Chile.

El galardón tiene por objeto realizar un reconocimiento a un empresario nacional que se haya destacado a lo largo de su carrera por su espíritu emprendedor, ética, liderazgo, pasión, perseverancia y visión innovadora.

Este año, la distinción fue otorgada al presidente del Banco de Crédito e Inversiones Luis Enrique Yarur Rey.

¿Qué es una clava?

Se desconoce el significado, la función y la época de estos objetos de piedra, cuya forma recuerda la estilizada cabeza de un ave. Es probable que hayan sido insignias de autoridad y que tengan su origen en uno u otro lado de la cordillera. De hecho, están presentes en las manos de personajes de los artes de la Aguada, una cultura del noroeste de Argentina. El intrigante parecido de algunas clavas con los bastones de mando de la Polinesia, despierta interrogantes sobre su origen aún no resueltas por la arqueología.

Las clavas de piedra, representaciones con forma de cabeza de pájaro y con dibujos en su superficie, representan algún tipo de emblema de mando guerrero o religioso, aunque su uso y significado exacto es aún desconocido. Datan de 1.300 o 1.500 a.C., y los primeros observadores españoles relatan que vieron a los jefes portando hermosas piedras en forma de hachas, como símbolo del poder de los dirigentes guerreros.

El mapuche es el grupo indígena más numeroso del país. A la llegada de los españoles, habitaban gran parte del sur de Chile, dividiéndose en subgrupos según la zona geográfica. Los primeros investigadores reconocieron a los picunches, que poblaban desde el río Maule hasta los ríos Itata y Bío Bío; los araucanos, desde estos últimos hasta el Toltén; los pehuenches en la zona cordillerana, desde Chillán hasta Antuco, y los huilliches entre el río Toltén y el golfo de Corcovado, incluida la isla de Chiloé.

Es decir, los mapuches ocupaban ambientes y paisajes diversos, que iban desde la región subandina hasta la costa y desde climas templados cálidos a climas fríos lluviosos, lo que implicaba diversas adaptaciones y consiguientes diferencias culturales. Los cambios ocurridos durante la Conquista y la Colonia española produjeron una notable unidad cultural y, sobre todo, política y social de este grupo.

Luego del sometimiento a la República de Chile, una parte considerable de este pueblo migró a la ciudad. De hecho, actualmente, la mayoría vive en asentamientos urbanos y no en el campo, concentrándose en las ciudades de las regiones de la Araucanía y la Metropolitana, seguidas por la región de Los Lagos y la de Bío Bío.