8 mayo, 2018

Banco de Lanas de Fundación Artesanías de Chile lanza hilados a la venta

Los hilados son el primer producto acabado del programa Banco de Lanas, y están hechos 100% a mano por mujeres de la Red de Hilanderas de la Fundación Artesanías de Chile, compuesta por más de 40 hilanderas de Curaco de Vélez, Quemchi, Puqueldón y Palena.

Las artesanas realizan todo el proceso; lavan la lana, la escarmenan y la tiñen. Luego la hilan utilizando generalmente un huso, aplicando diferentes técnicas tradicionales que determinan el grosor y la calidad de los hilados, y que han sido rescatadas y preservadas gracias al esfuerzo de la Fundación y las artesanas.

Existen hilados muy finos y otros gruesos conocidos como “Pelo”. Asimismo, existen hilados de color natural, otros teñidos con tintes vegetales de la zona y otros con químicos. Los hilados están disponibles en las tiendas de la Fundación Artesanías de Chile en el Centro Cultural Palacio La Moneda y en Puerto de Varas. Se venden en ovillos de 100 y 200 gramos, entre $3.300 y $9.500.

El programa Banco de Lanas es ejecutado por la Fundación Artesanías de Chile junto a la Fundación para la Innovación Agraria (FIA) y al Fondo Monetario Internacional del Banco Interamericano del Desarrollo (BID), y en asociación con el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA). Además, los hilados son el resultado de una serie de proyectos de capacitación financiados por los ministerios de Desarrollo Social, del Trabajo e INDAP.

El Banco de Lanas es un proyecto que busca articular la demanda de las tejedoras con la oferta existente de vellón, facilitando así el acceso al mercado a los productores de la Región de los Lagos. Asimismo, permite abastecer a las artesanas de esta región de un vellón de calidad, a un precio justo a través de relaciones comerciales transparentes, y en cualquier época del año. Los vellones se venden a través de ventas itinerantes a lo largo de la Región de Los Lagos.

La venta de los hilados contribuye de manera directa a mantener con vida el Banco de Lanas, ya que su margen comercial se utiliza para cubrir parte de los costos de operación del banco. Además, aporta en la preservación de antiguas tradiciones chilotas que definen nuestra identidad y constituyen el patrimonio cultural de Chile.