El martes 30 de octubre, en la Casa Museo Francisco Coloane de Quemchi, se realizó el cierre de la capacitación que esde abril de 2018 y por tercer año, el equipo de Proyectos de Fundación Artesanías de Chile venía capacitando a 17 artesanas hilanderas de la localidad de Quemchi – Agrupadas como las “Hilanderas de los Mil Paisajes”-, en la Región de Los Lagos. Capacitación que forma parte del programa “Mejora a la empleabilidad para artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” realizado entre Fundación Artesanías de Chile y el Ministerio del Trabajo, y apoyado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Todas mujeres parte de la tradición hilandera de Chiloé, quienes aprendieron de sus mamás y abuelas a trabajar la lana de oveja y a usar el huso o la rueca para hilar.

Esta vez la capacitación se enfocó en fortalecer y desarrollar habilidades blandas en las artesanas, que favorecieran el trabajo en equipo, desarrollo de herramientas e instalación de habilidades técnicas para el mejoramiento del proceso de teñido de los productos que elaboran.

Además, generaron muestrarios de hilados, listados de precio y crearon un plan de organización interna para su agrupación. También participaron de eventos fuera de su región, como el festival de la Lana en Santiago Centro

Los hilados realizados por las artesanas ingresaron a la red de la fundación y se pueden encontrar en todas nuestras tiendas.

Del 18 al 28 de octubre de 2018 el Parque Bustamante de la comuna de Providencia, en Santiago, acogió la Feria de Artesanías del Reino de Marruecos. En ese contexto, el 22 y 23 de octubre cinco artesanas pertenecientes a la Red de Fundación Artesanías de Chile intercambiaron tradiciones con algunos de los artesanos marroquíes de paso en Chile.

El fin de la actividad, organizada de forma colaborativa entre Dirac, el Departamento de Patrimonio Cultural Inmaterial (Servicio Nacional del Patrimonio Cultural, Ministerio de las Culturas) y la Fundación Artesanías de Chile, fue generar un cruce entre las tradiciones artesanales de ambos países.

En este intercambio participaron artesanas que han sido parte del proyecto de capacitación “Mejora a la empleabilidad de artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” que fundación Artesanías de Chile realiza en alianza con la Subsecretaría del Trabajo.

 

A nivel global, existen 348 empresas de Comercio Justo que son pioneras de modelos de negocios que ponen a las personas y al planeta en primer lugar. Exportan de todo: desde alimentos hasta moda. Son negocios que existen para beneficiar a sus trabajadores/trabajadoras, agricultores/agricultoras y artesanos/artesanas. WFTO es la comunidad global de estas empresas, verificándolas y apoyándolas en su viaje para impulsar el desarrollo económico inclusivo. Y Fundación Artesanías de Chile es parte de ella.

Pero aunque muchas personas usan el término “comercio justo”, ¿qué significa realmente? Hoy 25 de septiembre de 2018, más de 250 organizaciones en todo el mundo se están uniendo para presentar La Carta Internacional del Comercio Justo, que establece los valores fundamentales del Comercio Justo y define una visión común para lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible (SDG s).

La Carta, iniciada por Fairtrade International y World Fair Trade Organization, define nuevos modelos que construyen una economía más sólida y un medio ambiente más favorable para todos. Ha sido reconocida por un número creciente de diversas organizaciones locales, nacionales e internacionales de todos los movimientos cooperativos, empresariales sociales, orgánicos, agricultores y de solidaridad global.

Los negocios habituales no generarán el cambio necesario para cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, adoptados por las naciones del mundo el 25 de septiembre de 2015 y cuyo tercer aniversario se conmemora hoy en Nueva York y en todo el mundo. Lejos de marchar en un rumbo constante para alcanzar estos objetivos globales para el 2030, en algunas áreas incluso se retrocede. Un reciente informe de las Naciones Unidas [1] muestra que el hambre en realidad ha aumentado en los últimos tres años después de un largo período de declive, dejando desnutrida a una de cada nueve personas. Si bien la economía mundial ha crecido, según el Informe sobre la desigualdad mundial: “A nivel mundial, la desigualdad ha aumentado considerablemente desde 1980”.[2]

La Carta Internacional de Comercio Justo establece una visión diferente: un mundo en el que la justicia, la equidad, y el desarrollo sostenible están en el centro de las estructuras comerciales, los modelos de negocios y las prácticas, para que todos, a través de su trabajo, puedan mantener un medio de vida digno y decente y desarrollar todo su potencial humano.

“Vemos un espiral de desigualdad y una pobreza arraigada porque las empresas y el comercio han sido estructurados para priorizar las ganancias por encima de todo. El Comercio Justo muestra que una mejor forma es posible. Nuestra nueva Carta muestra cómo nuestra visión y nuestra experiencia pueden ayudar a reestructurar las empresas y el comercio en todo el mundo”, dijo Erinch Sahan, Director Ejecutivo de World Fair Trade Organization.

El punto central de La Carta Internacional del Comercio Justo es un entendimiento común de que los beneficios del comercio mundial deben compartirse de manera más equitativa entre los/las agricultores/agricultoras, trabajadores/trabajadoras, las empresas y los consumidores.

Darío Soto Abril, Director Ejecutivo Global de Fairtrade International, agregó: “El comercio puede y debe usarse como una herramienta para ayudar a cerrar las brechas en la sociedad. Durante décadas, el movimiento de Comercio Justo ha sido pionero en enfoques que tienen el potencial de transformar de forma más amplia la economía mundial. La Carta Internacional de Comercio Justo proporciona un punto de referencia e inspiración para que otros sigan su ejemplo”.

El movimiento global de Comercio Justo insta a los legisladores, líderes empresariales, ciudadanos y consumidores a adoptar la visión de la Carta Internacional del Comercio Justo, para crear un sistema de comercio global poblado por cadenas de suministro y modelos de negocios que no dejen a nadie atrás.

Al apoyar a los productores y empresas de Comercio Justo, abogando por transformar las reglas del comercio global y comprar productos de Comercio Justo, todos podemos actuar para hacer realidad un desarrollo sustentable y equitativo, y darle al mundo la oportunidad de alcanzar los objetivos que se propusieron hace tres años.

[1] El estado de la Seguridad Alimentaria y Nutrición en el mundo 2018
[2] Informe Mundial de inequidad 2018

El sábado 15 de septiembre la revista MasDeco del diario La Tercera publicó un extenso reportaje acerca de la capacitación que Fundación Artesanías de Chile está realizando a las 15 artesanas pertenecientes a la agrupación “Vista al Mar” de Caleta Gutiérrez, a través del proyecto “Mejora a la empleabilidad de artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” que realiza en conjunto con la Subsecretaría del Trabajo.

En el artículo se destaca el hecho de que la capacitación haya decidido centrarse en el rescate de la frazada brocada, el tipo de tejido que por casi 100 años les dio un sello a las artesanas textiles de la Carretera Austral: la frazada en cuadrillé, tejida a telar, fácil de reconocer por sus brocados de flores. Una tradición que prácticamente desapareció en los años 70, cuando pasó a ser muy mal pagada.

“Todas ellas son artesanas que forman parte de la tradición textilera de la Carretera Austral. Casi todas son mujeres mayores, que de niñas habían aprendido de sus mamás y abuelas todo el proceso de transformación de la lana: desde lavar el vellón, el hilado, teñido y tejido de piezas grandes, todo un conocimiento que habían abandonado cuando dejaron de tejer”, comenta en el reportaje Carolina Oliva, supervisora de la capacitación por parte de la fundación.

LINK REPORTAJE: http://www.masdeco.cl/al-rescate-de-la-frazada-brocada/

 

 

 

 

Tras la celebración del cierre de la capacitación realizada por Fundación Artesanías de Chile a un grupo de artesanas pehuenches en Trapa Trapa, la directora ejecutiva Claudia Hurtado y la encargada de la capacitación Javiera Beltrán se dirigieron a la radio Alto Biobío donde fueron invitadas a contar detalles del trabajo realizado durante este año, cuyo foco fue mejorar la técnica de tejido en telar pehuenche, específicamente del pelero.

El cierre de esta capacitación -que forma parte del proyecto “Mejora a la empleabilidad de artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” que la fundación realiza en conjunto con la Subsecretaría del Trabajo-, se enmarca en un trabajo que la fundación está realizando en Trapa Trapa desde 2016. De hecho, esta es la segunda versión de esta capacitación y por ello se trabajó con un grupo de mujeres más jóvenes que en la anterior, con el objetivo de que hubiese un traspaso de conocimiento y, además, que las nuevas generaciones logren cierta independencia tanto comunicacional como de gestión en sus compras de insumos y ventas a sus clientes.

El foco de la capacitación realizada durante este año por Fundación Artesanías de Chile fue mejorar la técnica de tejido en telar pehuenche, específicamente del pelero. Dentro de las artesanas capacitadas hubo algunas para quienes esta fue su primera aproximación con el oficio textil.

 

Fue en la Sede comunal Kiñe Leche Coyan, de Trapa Trapa: el miércoles 5 de septiembre Fundación Artesanías de Chile llevó a cabo la ceremonia de cierre del programa “Mejora a la empleabilidad para artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” que realiza en alianza con el Ministerio del Trabajo, donde participaron 15 artesanas textileras pehuenches de Trapa Trapa, Región del Biobío.

En la ceremonia estarán presentes, además de las artesanas, el Lonko de la Comunidad, Juan Eugenio Mariluan Salazar, la directora ejecutiva de Fundación Artesanías de Chile Claudia Hurtado y Javiera Beltrán, coordinadora del proyecto.

Mejorar el tejido en telar pehuenche

El foco de la capacitación realizada durante este año por Fundación Artesanías de Chile –que forma parte de la red de fundaciones de la Presidencia que preside la Primera Dama Cecilia Morel-, fue el mejoramiento de la técnica de tejido en telar pehuenche, específicamente del pelero. Dentro de las artesanas capacitadas hubo algunas para quienes esta fue su primera aproximación con el oficio textil, del que se está haciendo un rescate en la localidad.

El cierre de esta capacitación se enmarca en un trabajo que fundación Artesanías de Chile está realizando en la zona desde 2016. De hecho, esta es la segunda versión de esta capacitación y por ello se trabajó con un grupo de mujeres más jóvenes que en la anterior, con el objetivo de que hubiese un traspaso de conocimiento y, además, que las nuevas generaciones logren cierta independencia tanto comunicacional como de gestión en sus compras de insumos y ventas a sus clientes.

La urgencia de rescatar el oficio textil

Trapa Trapa es una comunidad pehuenche de Alto Biobío, que vive en un valle cercano a la frontera, a las faldas del volcán Callaqui. Orgullosos de sus raíces, se comunican principalmente en mapudungun, o chedungun, como le dicen allá.

Las familias viven en contacto con la naturaleza, y la mayoría de las familias tienen ganado ovino y caprino que dirige los tiempos del trabajo. Al empezar la temporada cálida, la mayoría de las familias sube a la granada, para que los animales se alimenten de los pastos cordilleranos, y al iniciar el otoño vuelven a sus casas en el valle. Las mujeres participan de las responsabilidades de la familia, desde el cuidado y enseñanza de los hijos, que hasta que entran al jardín o a la escuela han vivido y se han comunicado siempre en su lengua materna.

El oficio textil es tradicional en estas comunidades alejadas de los núcleos urbanos, donde la ropa y los textiles de abrigo se hacen en casa, tanto para aprovechar la materia prima que entregan los animales, como por la lejanía del comercio.

Bienes y servicios llegan a la comunidad el “día de pago”, cuando se entregan los beneficios estatales y llegan comerciantes de alimentos, ropas y cualquier cosa que se pueda necesitar.

Los textiles de esta zona están muy relacionados con el arriero: peleros y alforjas para los caballos y ponchos y calcetas para el abrigo del jinete son piezas que se hacen por necesidad, y que las artesanas han mantenido vivo en el tiempo.

Los diseños de los textiles, especialmente de los ñimines que se encuentran en calcetines, demuestran una observación de la naturaleza, que se refleja en las flores y figuras geométricas que adornan los puños de los calcetines.

Los peleros que se disponen bajo la montura son de lana gruesa, que permite tener resistencia y acolchar las zonas donde la montura toca al caballo. Tradicionalmente se hace en telar mapuche, quintral, que se teje verticalmente, apoyado contra la pared, con hilos gruesos que las mismas mujeres hilan, tiñen y finalmente tejen con la técnica del “ojito de perdiz”, técnica prehispánica, que da una visualizad característica.

El interés de la comunidad por participar en las capacitaciones impartidas por Fundación Artesanías de Chile nació de la directiva de la comunidad, que se reunió por primera vez con el equipo de la fundación en 2016. En la ocasión, el lonko y el presidente de la comunidad comentaron su interés por encontrar apoyos para las mujeres de la comunidad e interesar a las generaciones más jóvenes en prender y conservar los conocimientos textiles, iconográficos y de diseño.

Así en 2017 el área de proyectos de la Fundación Artesanías de Chile puso en marcha un proceso de capacitación con un grupo de 15 mujeres de distintas edades, interesadas en mejorar su técnica y empezar a explorar la posibilidad de vender piezas que hasta ese momento habían sido de uso cotidiano. Se trabajó con una artesana de Temuco para facilitar el proceso, que contempló, por ejemplo, capacitarlas en teñido con anilinas y plantas de la zona, y en tejer peleros.

Los resultados fueron exitosos: se logró trabajar el pelero con un tamaño estandarizado, que hacía más fácil su venta, la que superó las expectativas de las artesanas.

El atractivo de contar con un ingreso complementario, hizo que más mujeres se interesaran en participar. De ahí que se concretara una nueva versión de la capacitación, con los mismos contenidos, este año.

Junto con ayudarlas en el aspecto técnico, se buscó apoyarlas en independizar su trabajo de las funciones de la comunidad: por eso el último módulo de la capacitación impartida en 2018 consistió en un fortalecimiento de la organización, donde también participaron artesanas de la capacitación 2017.

En este módulo se decidieron a crear una organización funcional, separada de la comunidad, que llamaron Amuley Ñaña (Vamos ñaña), nombre que refleja el interés de este nuevo grupo.

Del 3 al 7 de septiembre, Fundación Artesanías de Chile -que forma parte de la red de fundaciones de la Presidencia, que preside la Primera Dama Cecilia Morel- llevará a cabo la semana educativa “Artesanías en tu región” en la escuela Luis Arturo Zúñiga Fuentes de Chépica. Un trabajo que busca sensibilizar a niños, jóvenes y a la comunidad educativa en general con la artesanía tradicional y que se hace bajo el alero del Departamento de Administración de Educación Municipal de Chépica (DAEM).

 

Entre el lunes 3 al viernes 7 de septiembre Fundación Artesanías de Chile realizará la semana educativa Artesanías en tu Región en la Escuela Luis Arturo Zúñiga Fuentes, de Chépica: cinco días donde los 174 alumnos de la escuela vivirán una experiencia que busca acercarlos y sensibilizarlos, al interior de su establecimiento educacional, con oficios artesanos que son parte del patrimonio local, regional y nacional.

 El objetivo del programa es contribuir al conocimiento, valoración y preservación de la artesanía tradicional chilena -así como al aprecio de sus cultores como portadores de estos saberes- como también al proceso de descentralización cultural, a través de la implementación de actividades educativas vinculadas al patrimonio artesanal en establecimientos de educación pública de cuatro regiones de Chile por año. Además, este proyecto busca apoyar el proceso de implementación del ‘Plan Nacional de Artes en la Educación’, específicamente desde el ámbito de la artesanía tradicional, para ayudar al proceso de formación integral y creativa de los estudiantes.

“Este año como Fundación estamos desarrollando un proyecto educativo temático, cuyo eje central es la textilería tradicional. Para ello, se está trabajando la tradición textil de Chapilca en la Región de Coquimbo; la tradición textil de la zona central en la Región de O’Higgins; la tradición textil mapuche en la Región del Biobío y la tradición textil chilota en la Región de Los Lagos”, explica Sandra Coppia, encargada del Área de Educación de Fundación Artesanías de Chile. “Este proyecto está concebido para que niños, niñas y jóvenes de establecimientos educacionales de zonas principalmente rurales, de distintas regiones de Chile, puedan acercarse a conocer y aprendan a valorar diversas expresiones de la artesanía tradicional chilena y la de su propia localidad”, comenta Coppia.

 

SENSIBILIZAR A NIÑOS Y JÓVENES CON LA ARTESANÍA

Durante su realización, la semana educativa contempla varias actividades: primero una visita mediada a una exposición interactiva titulada “La Memoria de los Hilos”, donde se exhiben mesones interactivos de procesos productivos de  la tradición textil de la zona central,  junto a las dos tradiciones textiles “madre”: la andina y la mapuche. Luego, se realizan los talleres de “Artesanía en tu región” en la sala de clases, que en el caso de los alumnos de prekinder a 3º básico se centrará en la sensibilización con la materia prima -camélido y oveja- y de 4º a 8º básico será sobre tejido a telar.

Durante el taller de artesanía tradicional los niños serán guiados por tres maestras artesanas textiles de la zona, como portadoras de los saberes ancestrales locales.

La semana educativa terminará el día viernes con una ceremonia de cierre donde se montará una exposición de los trabajos realizados durante la semana, a la cual se invita a toda la comunidad local.

Al respecto, Susana Espinoza, directora de la Escuela Luis Arturo Zúñiga Fuentes, de Chépica comenta: “Yo supe de este proyecto a través del Departamento de Educación de la Municipalidad de Chépica. Cuando lo leí me gustó de inmediato, porque tiene mucho que ver con lo que hacemos en la escuela”, dice. “Nosotros formamos a los niños de manera integral y desde hace un tiempo le estamos dando otro impulso a las artes, que teníamos un poco abandonadas. En este programa la Fundación se plantea desde el Plan Nacional de Arte y me pareció una buena instancia para conectar a nuestros estudiantes. Enganché de inmediato con la propuesta, se lo planteé a mi equipo y les pareció una buena iniciativa con los niños”.

“Yo creo que el desafío es que los niños enganchen con la actividad. Será interesante, porque es algo distinto, algo manual. Los niños están muy tecnológicos, aunque muchos vienen de zonas bastante rurales, alejadas de Chépica y varios de ellos tienen familiares que se dedicaban a tejer. Por eso a nosotros nos interesa poner de nuestra parte para que esto se realice”, comenta la directora.

¿Qué espera que suceda luego de estos cinco días? “Que los niños se sientan entusiasmados”, dice Espinoza. “De hecho ya vi un entusiasmo, porque la Fundación hizo una primera sesión de sensibilización: ingresó a las salas, les hizo una dinámica con hilos y los niños quedaron entusiasmados. Cuando mañana vean que se da inicio a la actividad, yo creo que les va a gustar”.

 

EL ENTUSIASMO DE LAS ARTESANAS

Rosa Gallardo tiene 51 años, es artesana textil y vive en La Candelaria, a las afueras de Chépica. Aprendió a hilar a los 12 años y a los 16 a tejer, mirando a su mamá y a una tía: lo primero que hizo fue una bajada de cama. Luego aprendió a tejer mantas. Hoy es parte de la Agrupación Telares La Candelaria n° 1 y es una de las tres artesanas que, junto al equipo de la Fundación Artesanías de Chile, trabajará en la escuela Luis Arturo Zúñiga Fuentes de Chépica durante esta semana. “Es la primera vez que participo en una clase así”, comenta. “Y me entusiasma porque a veces aunque uno vive en la misma comuna que los niños y sus familias, pero ya nadie o poca gente sabe de este trabajo. Y a los niños les va a servir, porque les va a recordar de dónde sale la materia prima o el trabajo que veían hacer a sus abuelitas”.

La artesana textil Edith Díaz, quien vive en Santa Cruz y también será parte de la Semana Educativa en Chépica, piensa de manera similar. “Me parece buenísimo que se haga esto porque ahora casi nadie quiere seguir la tradición de nuestro tejido y esta es una manera de incentivar a los más jóvenes a que aprendan. A mí me gustaría que los niños se interesen en aprender, para uno como artesana decir ‘hay alguien a quien realmente le interesa lo que uno hace’”.

Desde abril de este año la agrupación “Vista al Mar”, que integran 15 artesanas de Caleta Gutiérrez, localidad ubicada donde comienza la Carretera Austral, asiste una vez a la semana a una capacitación técnica que lleva a cabo la Fundación Artesanías de Chile. Todo esto en el marco del programa “Mejora a la empleabilidad para artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” que realizamos en conjunto con la Subsecretaría del Trabajo. El objetivo: que las artesanas retomen el oficio textil que aprendieron de sus madres y abuelas -pero que muchas abandonaron por décadas- y se perfeccionen en la técnica del brocado, con el que se tejen tradicionales pieceras, hoy difíciles de conseguir. “Si logramos hacer un producto que otras artesanas no están haciendo, nos podemos diferenciar”, dicen durante el taller.

Para lograr los diseños de antaño, el equipo de la fundación les fue preguntando a las artesanas por los diseños que recordaban. También buscaron registros históricos, revisando bibliografía y muestras de piezas antiguas que había en la zona. Esos diseños incorporaban gamas de colores que se habían dejado de utilizar y había que rescatarlas. Por eso se agregó al taller de tejido una sesión de teñido donde las artesanas aprendieron cómo lograr una paleta de colores específica usando anilinas para lana.

Como para Artesanías de Chile es importante traspasar a las artesanas buenas prácticas en el manejo de la materia prima, en esa sesión se hizo hincapié que siguiendo una determinada receta de teñido se aprovecha hasta el último gramo de anilina. Eso significa que la lana absorbe toda la tintura y así no quedan químicos en el agua. Y cuando las artesanas la desechan, no contamina el medioambiente.

El miércoles 22 de agosto, seis artesanas que participan en el programa de capacitación “Mejora de la empleabilidad de artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales” de Fundación Artesanías de Chile -que se desarrolla en alianza con la Subsecretaría del Trabajo- realizaron una gira técnica por Santiago.

Adriana Tureuna, Flor Raín y Carmen Vidal, de Quemchi; Marta Maricoi, y María Angélica Oyarzo de Cochamó, y Leonila Chávez, textilera de la Carretera Austral realizaron esta visita, que forma parte de la etapa de intermediación del proyecto de capacitación y que busca que las artesanas -en este caso, todas ellas hilanderas- lleguen a canales de venta formales, donde consigan precios más justos y pedidos más regulares. O, mejor aún, gestionar su propio punto de venta.

Para entusiasmarlas, durante toda la mañana del miércoles el equipo de la fundación las acompañó en el recorrido. El criterio de selección de los locales que visitaron fue mostrarles a qué nuevos canales comerciales pueden apuntar o tener como punto de referencia para entregar hilados.

Entre ellos estuvo el Festival de la Lana –donde participaron las Hilanderas de Quemchi- y también tiendas en grandes centros comerciales: Kuna, que comercializa textiles peruanos en Costanera Center, Revés Derecho -que ha renovado la oferta de lanas y productos de tejido- en Providencia y Mercado de Oficios, plataforma comerciale que reúna el trabajo de emprendedores y artesanos tradicionales en el centro comercial Drugstore.

Con el objetivo de acercar artesanía de excelencia a todos los chilenos, durante 4 días, Fundación Artesanías de Chile, presidida por Cecilia Morel, llevó en CasaCostanera la muestra Chiloé Mítico, exposición y venta de piezas creadas por artesanos del archipiélago.

Acercar la artesanía a todos los chilenos y hacerla sustentable: que los artesanos puedan vivir de sus oficios. Con esa idea en mente, la mañana del 23 de agosto la primera dama Cecilia Morel lideró la inauguración de la exposición “Chiloé Mítico” organizada por la Fundación Artesanías de Chile.

La actual dirección de la Fundación Artesanías de Chile -que forma parte de la red de fundaciones de la Presidencia, cuyo directorio es presidido por la Primera Dama Cecilia Morel-, ha trazado una serie de objetivos estratégicos para los próximos 4 años, entre ellos sellar alianzas y convenios con el mundo público privado, que promuevan y visibilicen cada vez más la riqueza que guardan los oficios artesanos, claves en la construcción de nuestra identidad y patrimonio.

Hasta el domingo 26 de agosto esta muestra reúne en CasaCostanerala mejor artesanía representativa de Chiloé, elaborada por artesanos en madera, lana y fibra vegetal.

En su visita la primera dama señaló: “Es muy importante que generemos instancias como éstas para dar a conocer nuestra cultura y también tradiciones. Las artesanías son parte de nuestro patrimonio e identidad como país, por eso es tan relevante que hoy estén presentes y no las olvidemos. Mantener nuestras tradiciones no es solo un acto nostálgico de preservación de nuestro pasado, sino que es recordarnos quiénes somos, cuáles son nuestros orígenes, es querer nuestra historia y nosotros mismos como chilenos. Apoyémoslas”. 

SERIE DE HITOS

Para acercar la artesanía a todos los chilenos, Fundación Artesanías de Chile ha concretado tres hitos durante el mes de agosto. El viernes 17, en Rapa Nui, la Primera Dama firmó un convenio de colaboración y trabajo con Conadi, donde Artesanías de Chile se compromete a capacitar a artesanos de pueblos indígenas a lo largo de todo el país.  En la Isla este convenio se traducirá en un trabajo de diagnóstico y capacitación.

Un día después de la firma, el sábado 18 de agosto, el Presidente y la Primera Dama celebraron el Día de la Solidaridad en el Hogar de Cristo, acompañados por artesanos de la red de Artesanías de Chile, quienes participaron en un taller que unió al equipo de la fundación con el Hogar de Cristo y permitió a mujeres en situación de calle retratar su vida en un gran mural: arpillera que llamaron “Unidos por la Artesanía”. Fue el primer hito de una alianza entre ambas instituciones que busca acercar el mundo de la artesanía a los más necesitados por su gran valor terapéutico, y también transmitir oficios que el día de mañana pueden transformarse en sustento de vida.

En la actividad la directora de la Fundación Artesanías de Chile, Claudia Hurtado, informó sobre una nueva alianza con Casa Costanera “Unidos por la Artesanía” que capacitará y dará cursos a hombres y mujeres del Hogar de Cristo.

“Hoy nos vuelve a unir en la solidaridad, porque Casacostanera, al conocer nuestro proyecto con el Hogar de Cristo, quiso sumarse a esta cruzada y auspiciar la continuidad del taller”, puntualizó la directora ejecutiva de la Fundación Artesanías de Chile, Claudia Hurtado en el lanzamiento.

Con la exposición Chiloé Mítico se realizará el tercer hito del mes de agosto. Cuatro días de exposición y venta que reunirá las mejores piezas creadas por artesanos del archipiélago, además de charlas y talleres para sensibilizar a los visitantes con el oficio de los artesanos.

Una de las misiones de Fundación Artesanías de Chile es preservar los oficios artesanales a lo largo de todo el país. ¿Cómo mantenerlos vivos? Logrando que estos representen un real aporte a la economía familiar de los artesanos.

Por eso, dentro de la fundación existe un área de proyectos enfocada en entregarles herramientas para que saquen el mayor partido a sus oficios. De ahí que, desde 2013 trabajamos en alianza con la Subsecretaría del Trabajo en el Programa de Capacitación “Mejora de la empleabilidad de artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales”.

Los artesanos son quienes mejor conocen lo que hacen: lo aprendieron de sus padres, abuelos, de su entorno. La fundación, a través del programa de capacitaciones, los acompaña y guía para que elaboren productos cada vez de mejor calidad, que les permitan llegar a distintos canales de venta, donde consigan precios más justos e ingresos más regulares. Y si bien uno de esos canales de comercialización son las tiendas de la fundación, el objetivo es que amplíen ese abanico de posibilidades.

Las capacitaciones que realiza Artesanías de Chile apuntan a mejorar el desarrollo de productos y la gestión comercial de los artesanos: desde que calculen el costo de sus piezas, que lleven un cuaderno con el registro de sus ventas, que diseñen planes de promoción para buscar nuevos clientes -por ejemplo, tener una linda tarjeta de presentación-, mantener una página en Facebook o, mejor aún, gestionar su propio punto de venta.

Una vez que la capacitación concluye, el paso siguiente es la intermediación, donde el objetivo de la fundación es ser un canal y apoyo para los artesanos y artesanas en su inserción en el mercado, mediante el ingreso a distintas plataformas comerciales. Por ejemplo, la feria artesanal Festival de la Lana, que se desarrolló en Santiago los días 18 y 19 de agosto, en HUB Providencia de Manuel Montt y donde participaron dos representantes de la agrupación de artesanas “Hilanderas de los mil paisajes”.

En esta actividad las artesanas pusieron en práctica los contenidos que aprendieron durante la capacitación en gestión comercial: se organizaron para vender productos de toda la agrupación, montaron un stand de venta atractivo, registraron sus ventas, transmitieron a los clientes el proceso detrás de los hilados, entregaron tarjetas de presentación. Una experiencia catalogada de exitosa por las mismas artesanas, porque además de la venta de sus hilados, se relacionaron con otros artesanos, practicaron lo aprendido y generaron contactos con potenciales clientes.

En el marco de su visita a Rapa Nui, el 17 de agosto la Primera Dama Cecilia Morel, presidenta de la Fundación Artesanías de Chile –que forma parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia-, y el director Nacional de Conadi Jorge Retamal, firmaron un convenio de colaboración y trabajo que busca generar mejores oportunidades de reconocimiento, desarrollo social y económico para los artesanos de pueblos originarios de todo Chile.

Para Isla de Pascua este convenio contempla el compromiso de la fundación Artesanías de Chile a trabajar con la Organización Ka aha ra’ia -que agrupa a artesanos en situación de discapacidad- con la finalidad de rescatar y fortalecer la artesanía propia de Rapa Nui. Este trabajo, que se realizará durante el segundo semestre de 2018, se traducirá en la realización de un diagnóstico y capacitación que incluirá asesorías para la mejora de productos artesanos, sus posibilidades de comercialización y promoción de la cultura.

Cecilia Morel destacó esta iniciativa: “nuestra fundación debe tener al artesano como centro de su trabajo, preocuparnos de su bienestar personal, difundir su arte, fomentar sus redes y comercializar sus productos. Pero no podemos olvidar que también es vital capacitarlos y entregarles herramientas necesarias para su sustentabilidad, empleabilidad y proyección”.

La celebración del convenio se realizó en Hare Paenga Nui Nui (Casa de la Inclusión de Isla de Pascua), sede de la Organización Comunitaria Ka Aha Ra´ia, donde la Primera Dama y el director nacional de Conadi fueron recibidos por la Gobernadora Tarita Alarcón Rapu y el jefe de la oficina Conadi Rapa Nui, Sergio Tepano con una exposición de los trabajos que realizan. A su llegada se les hizo entrega de collares de flores, mientras el grupo local Peu Tupuna tocó música en vivo. En el lugar estuvieron presentes autoridades locales, los integrantes de la Organización Ka Aha Ra´ia y algunos adultos mayores del Club Tiare Ngaoho, quienes realizan tallado en madera, confección de collares y aros en conchitas y otras fibras naturales.

Tras la firma del convenio, la Primera Dama hizo entrega de un diploma de reconocimiento a cinco artesanos rapanui de la tercera edad.

En tanto, la gobernadora Tarita Alarcón le entregó como obsequio a la Primera Dama una artesanía en madera realizada por el artesano rapanui Robinson Tepano.

La directora ejecutiva de la Fundación Artesanías de Chile celebró la firma de la alianza. “Para fundación Artesanías de Chile firmar este convenio con Conadi es de gran importancia, porque el 55% de los artesanos que conforman nuestra red pertenecen a pueblos indígenas. Sellar esta alianza en Rapa Nui es muy simbólico ya que hasta ahora la fundación ha tenido poca presencia debido a la distancia geográfica. Por eso, este acuerdo, que comprende un trabajo en conjunto con artesanos de la isla, es una oportunidad de poner en valor el patrimonio artesanal tan propio de los rapanui”.

Durante la semana del 23 al 26 de julio se celebraron en las comunas de Cochamó y Hualaihué las ceremonias de entrega de inversiones a los artesanos y artesanas del Programa de Fortalecimiento y Competitividad a la Artesanía en el Territorio Patagonia Verde, que financia el Gobierno Regional de Los Lagos y ejecutado por el Instituto de Desarrollo Agropecuario INDAP en convenio con Fundación Artesanías de Chile. Hoy son 90 artesanos que están recibiendo subsidio para herramientas e infraestructura, para que puedan dedicarse de mejor manera al quehacer artesanal.

En esta ocasión participaron de las ceremonias el Director Regional de INDAP, Rolando Leichtle, el Jefe de Área de Puerto Montt, Gilby Vidal y la encargada de Artesanías de la Dirección Regional de INDAP, además de los equipos técnicos de PRODESAL y PDTI de ambas comunas. Cabe mencionar que esta es la segunda etapa de este convenio que comenzó en octubre de 2016 y que culmina en octubre de este año, por lo que los artesanos beneficiados han participado en capacitaciones técnicas para la mejora en la calidad de sus productos y además se encuentra en elaboración un catálogo de Promoción.

“Este convenio entre INDAP y la Fundación ha sido virtuoso en el sentido de que cada institución ha aportado su experiencia en beneficio de los artesanos y artesanas del Territorio Patagonia Verde. Un territorio en el cual la Fundación Artesanías no había tenido presencia. Hemos conocido a 94 artesanos que tienen una tradición potente de mar y cordillera que es necesario visibilizar a todo el país. Es por esto que, en una primera etapa, se está mejorando la calidad técnica de las artesanías, la entrega de inversiones para la mejora en la productividad y la creación de espacios de trabajo que aporten no sólo calidad en los trabajos, sino que también en la calidad de vida de los artesanos”, dice Carolina Soto, encargada Sede Puerto Varas Fundación Artesanías de Chile.

Por su parte, el Director Regional de INDAP, Rolando Leichtle, agrega:Desde la Institución se solicitarán los recursos para continuar apoyando a los agricultores y agricultoras de Patagonia Verde en el rubro de artesanía. Este es un territorio aislado en el que cuesta llegar por lo que se hace prioritario continuar esta labor para que puedan tener mejor salida comercial a sus productos”.

Desde abril de 2018 la agrupación “Vista al Mar”, que integran 15 artesanas de Caleta Gutiérrez, en la Carretera Austral, asiste una vez a la semana a una capacitación realizada por la fundación Artesanías de Chile. El objetivo: retomar el oficio textil que aprendieron de sus madres y abuelas -pero que muchas abandonaron por décadas- y perfeccionarse en la técnica del brocado, con el que se tejen tradicionales pieceras, hoy difíciles de conseguir. “Si logramos hacer un producto que otras artesanas no están haciendo, nos podemos diferenciar”, dicen durante el taller.

La casa de la artesana Rosa Hernández queda a la orilla de la Carretera Austral, en Caleta Gutiérrez. Esta mañana de viernes el viento sopla fuerte, pero al interior del espacioso taller que tiene a un costado de su casa, no hace frío. Al contrario, junto a las 15 artesanas integrantes de la agrupación “Vista al Mar”, terminan de tomar mate y comer pan amasado para dar paso a una nueva jornada de capacitación.

Desde abril pasado, el grupo de mujeres se reúne todos los viernes para asistir a la capacitación que se realiza en el marco del programa “Mejora a la empleabilidad para artesanos y artesanas tradicionales de zonas rurales”, que lleva a cabo Fundación Artesanías de Chile –que forma parte de la red de fundaciones de la Presidencia que preside la Primera Dama Cecilia Morel- en conjunto con la Subsecretaría del Trabajo. Un programa que en 100 horas busca capacitarlas en temas técnicos -reintroducirlas en el tejido a telar y apoyarlas para que mejoren sus procesos, como el manejo de la lana, teñido, combinación de colores y desarrollo de diseños-, y darles herramientas básicas de comercialización.

Historia de una capacitación

Coherente con la tradición de su territorio, las artesanas de Caleta Gutiérrez tejen principalmente choapinos y alfombras con la técnica de nudos y con aplicación de diseños geométricos. Los teñidos los realizan con productos naturales recolectados de su entorno y tal como aprendieron de sus madres y abuelas. Realizan el hilado en huso con los vellones sucios y luego lavan las madejas antes de teñirlas o tejerlas. Pero muchas de ellas, desalentadas por el poco interés de la gente comprar sus productos, dejaron de lado sus telares y olvidaron el oficio.

Esa historia empezó a cambiar en 2017 cuando un grupo de artesanas de Caleta Gutiérrez se acercó a la tienda que la fundación Artesanías de Chile tiene en Puerto Varas para preguntar si era posible que las capacitaran en técnicas textiles, con la intención de mejorar su oficio y sus posibilidades de comercialización: representaban a 17 mujeres que se habían agrupado bajo el nombre “Vista al Mar”.

Un primer diagnóstico realizado por la fundación Artesanías de Chile determinó que, si bien las artesanas eran parte de la tradición textilera de la Carretera Austral, como muchas lo habían abandonado -y otras, sobre todo las más jóvenes, no tenían conocimientos del oficio-, estaban en desventaja en aspectos técnicos: tenían problemas en la terminaciones y sus diseños no se diferenciaban de lo que hacían las artesanas de localidades vecinas como Chaica, Lenca y Metri.

“Entonces, el diagnóstico apuntó a indagar qué conocimiento tenía la agrupación del tejido con brocado o bordado, una técnica tradicional que hoy pocas artesanas dominan”, explica la antropóloga Carolina Oliva, facilitadora de la capacitación. “Si lograban dominarlo nuevamente, les permitiría diferenciarse de las demás artesanas, pero siempre dentro de la línea tradicional”, sigue. La maestra artesana María Balcazar, quien dominaba la técnica -la había aprendido de su madre en Lenca-, fue la persona elegida para capacitar a la agrupación de Caleta Gutiérrez.

El domingo 24 de junio el Presidente de la República Sebastián Piñera y la primera dama Cecilia Morel, junto a la ministra de las Culturas y las Artes el Patrimonio, Alejandra Pérez, el ministro de Agricultura, Antonio Walker y Claudia Hurtado, directora de la Fundación Artesanías de Chile –que forma parte de la Red de Fundaciones de la Presidencia-, conmemoraron el Día Nacional de los Pueblos Originarios, donde los distintos pueblos indígenas, a través de su respectiva ceremonia espiritual, agradecen a la naturaleza lo otorgado en el ciclo que se cierra y realizan rogativas para pedir abundancia en el que año nuevo comienza.

En la celebración, realizada en el Palacio de La Moneda, participaron cuatro maestras artesanas que forman parte de la red de la Fundación Artesanías de Chile, que integran 2100 artesanos de todo el país, gran parte de ellos integrantes de pueblos originarios.

En la ocasión la primera dama señaló: “En este día de los pueblos originarios tenemos que valorar, reconocer su historia, su idioma, sus costumbres, sus tradiciones y sus leyendas. La multiculturalidad tiene que ser un valor, un aporte al desarrollo de nuestro país y al enriquecimiento de nuestros valores, de nuestros principios, y de nuestra cultura. Los artesanos y artesanas que conforman la red de Artesanías de Chile son los depositarios del patrimonio cultural de nuestro país, el que traspasan en cada una de sus piezas que se comercializan en nuestras tiendas y a través de los talleres que realizan en los espacios de creación que Artesanías de Chile ofrece”.

Durante la ceremonia, la maestra cestera mapuche Estela Astorga, nacida en Huentelolén, región del Bío Bío, introdujo la celebración a través de un canto de agradecimiento a la tierra. Tras su presentación, el Presidente y la Primera Dama realizaron un breve recorrido por tres estaciones dispuestas en el Patio de Los Canelos donde tres artesanas –la textilera aymara Mirta Mamani, la artesana rapa nui Julia Hotus, y la tejedora mapuche-lafquenche Brígida Lincopi-, les dieron a conocer su oficio a través de la exhibición de algunas piezas emblemáticas de sus respectivas culturas y les contaron acerca de las materias primas que utilizan, todas ellas obtenidas de la naturaleza, lo que conlleva una estrecha relación con ella y sus ciclos.

Tras el recorrido, se presentó en vivo el tenor pehuenche Miguel Ángel Pellao y se inauguró la exposición que reúne las 14 piezas ganadoras del Sello Artesanía Indígena 2016-2017.

Claudia Hurtado, directora de la Fundación Artesanías de Chile señaló: “Como Fundación estamos honrados de celebrar este día junto a artesanos emblemáticos, representantes de diferentes etnias, con quienes trabajamos a diario para que sus oficios no se pierdan y, al contrario, sean cada día más valorados por los chilenos. Estar junto a ellos en este día permite que nos acerquemos un poco más a sus respectivas culturas y así entender el profundo sentido que tiene para ellos honrar la tierra y el mar, ya que de ellos provienen todas las materias primas con las que realizan sus oficios. Entender esa manera de relacionarse con la naturaleza es una gran lección para todos nosotros”.

Al final de la celebración el Presidente tuvo unas palabras para las artesanas.