EN ES
X

Puska casa – Funda de cojín de fibra de alpaca

$43.400

Esta pieza pertenece a la Colección Puska, que es parte de una nueva línea de colecciones originales de Artesanías de Chile, que reúne productos textiles para el hogar elaborados con fibra de alpaca proveniente de productores locales de la Región de Arica y Parinacota. Su extraordinario peso y resistencia es el resultado de un hilado en huso, es decir; completamente a mano. Tejida por artesanas Aymara en telar de pedales, sus diseños fusionan formas geométricas modernas y el carácter tradicional propio de los antiguos tejidos Aymara, reflejado en sus flecos y colores.

6 disponibles

Your Title Goes Here

Your content goes here. Edit or remove this text inline or in the module Content settings. You can also style every aspect of this content in the module Design settings and even apply custom CSS to this text in the module Advanced settings.

Detalles

Información adicional

Peso 3 kg
Dimensiones 30 × 40 × 20 cm
Medida: Ancho

45 cm

Código

30-0029-55-1002

Color

Café oscuro

Medida: Largo

45 cm

Localidad

Material

Oficio

Tipo de pieza

Cuidados
Lavar en seco o a mano, con agua tibia y champú, evitando frotar durante el lavado. Secar extendida para evitar que se deforme. Planchar con vapor o temperatura apta para lanas.
Calificaciones

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Solo los usuarios registrados que hayan comprado este producto pueden hacer una valoración.

Historia del producto

Colección Puska combina fundas de cojines y pieceras de textura suave y dócil, resultado de un minucioso trabajo para homologar grosores de hilos y el trabajo de las diversas manos que tejen estas piezas afines. Se trata de textiles de lujo, heredables y sustentables, resultado de un dialogo colaborativo y creativo entre tejedoras expertas de la Región de Arica y Parinacota y el área de Diseño y Desarrollo de Productos de Artesanías de Chile.
Todas las fundas de cojín de esta colección fueron elaboradas usando dos colores, uno en la trama y otro en la urdimbre. A ese tratamiento se le sumaron cuadrilles de gran escala en las pieceras, generando un juego visual y gráfico entre ambos productos; texturas rústicas y orgánicas, en una paleta de colores vírgenes de la alpaca: blanco, negro, terrosos cafés, más grises cálidos y fríos.