EN ES
X
  1. Inicio
  2.  | 
  3. Territorio Artesano
  4.  | 
  5. Oficios artesanos
  6.  | Cestería en crin

Cestería en

crin de caballo

En la Región del Maule, a 22 kilómetros de la ciudad de Linares, en un poblado de calle larga llamado Rari —que proviene de la palabra Mapuche raren, que le da el nombre a un arbusto silvestre—, la tradición oral dice que el arte de tejer el crin de caballo tiene más de doscientos años de historia. Y que si el oficio se ha mantenido casi intacto en el tiempo, ha sido gracias al relativo aislamiento geográfico de sus cultores, que para elaborar esta cestería tradicional utilizan el pelo de la cola del caballo, que no es lo mismo que el de la tuza. El primero es fino y maniobrable, mientras que el segundo es más grueso y duro.

Cestería en crin de caballo

 

En la Región del Maule, a 22 kilómetros de la ciudad de Linares, en un poblado de calle larga llamado Rari —que proviene de la palabra Mapuche raren, que le da el nombre a un arbusto silvestre—, la tradición oral dice que el arte de tejer el crin de caballo tiene más de doscientos años de historia. Y que si el oficio se ha mantenido casi intacto en el tiempo, ha sido gracias al relativo aislamiento geográfico de sus cultores, que para elaborar esta cestería tradicional utilizan el pelo de la cola del caballo, que no es lo mismo que el de la tuza. El primero es fino y maniobrable, mientras que el segundo es más grueso y duro.

Esa selección que parece tan simple es precisamente lo que ha permitido que la estética de sus piezas —que se valen de torcidos, trenzados y tejidos— sea consistente a lo largo de los años. Antes, eso sí, los artesanos solían combinar el crin con raíces de álamo. Como lo dice su palabra, cista en latín, la cestería se entendía como el arte de entretejer fibras, pero estas eran principalmente de origen vegetal.

Los artesanos se surtían de todo tipo de plantas endémicas. Hojas, ramas y raíces, que con ingenio convertían en objetos utilitarios y decorativos, ornamentales o para vestir. La fibra vegetal la conocían al revés y al derecho, por eso era de toda lógica que antes de usar puramente fibra animal, fueran acomodando sus cestos con fibra vegetal.

Elegían las raíces de álamo porque se trataba de una fibra fina, pero firme, que le daba la estructura al tejido. Pero cuando se incorporaron los elementos químicos a los campos que los rodeaban, se dice que la fibra se engrosó y poco a poco, por selección natural, comenzó a quedarles solamente el material que podían conseguir de sus propios caballos.

El proceso de tratamiento del crin, en cambio, es el mismo de siempre, desde su recolección hasta su tejido. Para sacarle el mejor partido a la fibra animal, bien saben los artesanos, lo primero es limpiarla de su grasa natural. Para ello, hoy los artesanos lavan la fibra varias veces con algún elemento detergente, aunque sus antepasados solían hacerlo directamente en el riachuelo más cercano. Una vez que la fibra está limpia, el crin debe pasar por un minucioso proceso de selección, en el que los artesanos agrupan las distintas fibras por grosor, según la pieza que se quiera confeccionar.

El paso siguiente es decidir qué fibras se van a teñir. Algunas se utilizan en sus intensos y contrastantes colores naturales. Y otras se tiñen con tintes químicos, anilinas, aunque existen relatos que avalan el uso de tintes vegetales en el crin, con los que se obtienen colores más opacos.

Una vez listo el proceso de preparación de la fibra, los artesanos se aprontan a tejer. La unidad básica del tejido es la circunferencia, un elemento concéntrico que se teje desde el centro hacia el exterior. Es con este principio con el que las artesanas de Rari le dan forma a sus objetos, casi en modo automático. Tejen, tejen y tejen casi sin mirar, pues la técnica la manejan, en realidad, en la memoria de sus manos. Un saber tan, pero tan único en Chile y en el mundo, que en 2015 su localidad fue reconocida por el World Craft Council como “Ciudad Artesanal del Mundo”.

Producto agregado al carro

 

 

IR AL CARRO Realizar pedido Seguir comprando

Pin It on Pinterest