EN ES
X

Orfebrería

La orfebrería es el arte y la técnica de trabajar metales preciosos como el oro o la plata, para hacer utensilios, adornos o joyas. Su cultor es el orfebre, quien tiene conocimientos técnicos que le permiten trabajar con materiales como metales, piedras, soldaduras, fuego, agua y otros elementos. 

La orfebrería ha estado presente en todas las culturas donde hay metales disponibles. Y, como tal, al ser un territorio rico en metales, en Chile la artesanía tradicional ha desarrollado la orfebrería principalmente en plata y cobre. 

ORFEBRERÍA

 

La orfebrería es el arte y la técnica de trabajar metales preciosos como el oro o la plata, para hacer utensilios, adornos o joyas. Su cultor es el orfebre, quien tiene conocimientos técnicos que le permiten trabajar con materiales como metales, piedras, soldaduras, fuego, agua y otros elementos. 

La orfebrería ha estado presente en todas las culturas donde hay metales disponibles. Y, como tal, al ser un territorio rico en metales, en Chile la artesanía tradicional ha desarrollado la orfebrería principalmente en plata y cobre. 

 

Si se recorre Chile de norte a sur, la primera expresión de orfebrería que se encuentra es la platería Aymara, hoy uno de los que más ha reducido su producción debido al difícil y costoso acceso a la materia prima, a lo que se suma la migración de los pueblos del interior a la ciudad. Dentro de las culturas andinas, existe una larga data de saberes en torno a la metalurgia y trabajo con los metales; en el mundo aymara, esto se traduce al uso femenino de zarcillos y tupu o prendedores de plata adornados en bajorrelieve; también en el uso de collares y pulseras de chaquiras, además de un par de piezas más ceremoniales como el santurei o bastón de mando. Hoy, las artesanas dedicadas a la platería son pocas, y se concentran en Arica, en la Región de Arica y Parinacota.

Ya en la zona central, especialmente en la Región de O’Higgins, donde aparece la figura de huaso, el trabajo del metal se desarrolla para labrar espuelas que se adhieren a los zapatos de los jinetes, con el propósito de dirigir el movimiento del caballo, siendo parte importante del apero huaso. Se pueden encontrar de diferentes materiales y complejidades, siendo las más ricas en adornos aquellas consideradas de mayor valor y estatus dentro de la comunidad huasa. El proceso de creación de la espuela comienza con la forja del material para crear la torta o rodajas, además del arco. Las piezas se van cortando, tallando, adhiriendo otros metales para terminar puliendo muy bien cada una de las partes. Los espueleros dicen que una espuela bien hecha debe sonar de forma acampanada e ir apagando su sonido de a poco.

Siempre dentro de la orfebrería, más al sur destaca el trabajo en plata del pueblo Mapuche, donde la relación de los artesanos con el metal va más allá de lo meramente material, sino que es un modo de expresar la cosmogonía de su gente. De ahí que en cada territorio mapuche exista tradicionalmente la figura del rütrafe o platero, un artesano que sabe trabajar la plata de tal modo que en ella puede expresar la historia de las mujeres de una familia según, avanzan las etapas de su vida. Una pieza de plata que refleja este paso es el chaway o aro que se entrega a la niña cuando pasa de la infancia a la adolescencia con la ceremonia de la perforación de las orejas: en ella se le hace entrega de su primer par de aros de plata, labrados especialmente.

Por eso, el trabajo con plata es un oficio muy respetado dentro del pueblo mapuche. Cada ornamento, principalmente relacionado con el uso femenino, guarda profundos significados del pensamiento indígena y su porte responde a estrictos códigos sociales. 

La evidencia arqueológica permite confirmar que en la cultura Mapuche el trabajo con metales ya se daba desde antes de la llegada de los españoles, cuando se trabajaba el cobre con técnicas simples como el laminado y el corte. Sin embargo, el mayor despliegue de la técnica por parte de los rütrafe o plateros tuvo su apogeo a mediados del siglo XVIII en la época de La Frontera, donde, a través del comercio con los españoles y su consecuente acumulación de riqueza, hubo mayor acceso a monedas de plata. La monedas españolas constituyeron la materia prima fundamental de los rütrafe. Una cantidad de estas monedas era entregada al artesano para que realizara la obra y el pago del trabajo consistía en un número de monedas igual a las utilizadas en la fabricación. Con este mayor acceso a la materia prima, hubo como consecuencia un mayor desarrollo de las técnicas, como la fundición por ejemplo, y una amplitud en los diseños de las piezas. 

Hoy en día, existen varios rütrafe que siguen cultivando las técnicas aprendidas desde sus linajes, dando forma a piezas y manteniendo los códigos de uso y significado de las piezas de plata.

Fuente bibliográfica:
Memoria Chilena + Área de Patrimonio Fundación Artesanías de Chile

Producto agregado al carro

 

 

IR AL CARRO Realizar pedido Seguir comprando

Pin It on Pinterest