EN ES
X

Tallado

En Chile hay dos principales expresiones del tallado: en piedra y en madera. Sin embargo, la variedad de materiales que se pueden trabajar, es prácticamente infinito. Las piedras, la madera, el hueso, son algunos de los elementos que permiten al artesano tallador dejar plasmadas sus ideas. Tallar significa quitar o sustraer material de un bloque. Para moldear se necesitan materias maleables -que se puedan deformar, pero sin romperse- y, para tallar, materias duras como la piedra, el marfil, el vidrio. Para trabajarlas los artesanos usan herramientas de corte como un cincel, la sierra, el taladro, las gubias, los cuchillos y a veces también lijas y limas para pulir. 

TALLADO

 

En Chile hay dos principales expresiones del tallado: en piedra y en madera. Sin embargo, la variedad de materiales que se pueden trabajar, es prácticamente infinito. Las piedras, la madera, el hueso, son algunos de los elementos que permiten al artesano tallador dejar plasmadas sus ideas. Tallar significa quitar o sustraer material de un bloque. Para moldear se necesitan materias maleables -que se puedan deformar, pero sin romperse- y, para tallar, materias duras como la piedra, el marfil, el vidrio. Para trabajarlas los artesanos usan herramientas de corte como un cincel, la sierra, el taladro, las gubias, los cuchillos y a veces también lijas y limas para pulir.

En el norte de Chile, en Atacama, aparece el tallado en piedra volcánica de Toconao. Los motivos preferidos de los talladores son las tejedoras con sus telares, los personajes típicos y los campanarios de las iglesias nortinas, de factura simple y de rasgos inconfundibles.

En tanto, en Rapa Nui, isla ubicada en la mitad de la polinesia y que forma parte del territorio chileno, se da con particular identidad el tallado en madera y piedra volcánica porosa. De hecho, una de las mayores expresiones son los moai, estatuas monolíticas de carácter funerario cuya altura varía entre 3 y 15 metros, y de los que hoy se hacen pequeñas réplicas. Una de las figuras que se repite, tanto en piedra como en madera, es el manutara u hombre pájaro, figura que aparece en los relatos orales y que es de vital importancia para la cosmovisión rapanui.

 De vuelta en el continente, las expresiones varían a lo largo del territorio. En la zona central, el tallado se centra en la creación de piezas para el apero del huaso y su caballo: los estribos, pieza de madera que sostiene los pies del jinete, destaca por sus reminiscencias árabes y españolas, por sus decorados en los que abundan las rosetas y las grecas, especialmente en el adorno abotonado, muy común en Malloco y Chillán. En cuanto al tallado, también es frecuente hallar cachos chicheros en localidades como Llay-Llay, Machalí y Alhué, entre otros lugares.

En tanto, de La Araucanía al sur, la artesanía se centra en la tradición indígena, donde las líneas del trabajo de los artesanos es muy sobria, principalmente en lo que respecta al tallado, tanto en piedra como madera.

Los artesanos Mapuche, que expresan en su trabajo una dimensión cosmogónica en volúmenes limpios y de gran carga emotiva. Ejemplo de ello son el rehue y el chemamull, troncos tallados dotados de una tremenda carga espiritual que rematan en amplias cabezas. También el kollón, máscara ritual que es portada por aquellos quienes rigen y guardan el protocolo de las ceremonias, se complementa con pelo de crin de caballo para enfatizar sus rasgos.

Por otra parte, en la vida cotidiana del pueblo Mapuche se conservan varios elementos tallados en madera: asientos, morteros, fuentes, cucharas, platos. Y también en piedra, como la cusi o piedra de moler.
Más al sur, el archipiélago de Chiloé se levanta como otro universo, con identidad propia. Entre sus tallados de piedra -hoy muy difíciles de encontrar- hay azadones, flechas, cachimbas, cuchillos, punzones y objetos de adorno. La piedra de Cancahua, de color negro, o gris oscuro, abunda en Ancud, era un clásico para hacer braseros, chimeneas, hornos, morteros y ceniceros.  

Pero sin duda, en Chiloé la madera toma formas mágicas a través de la tremenda ingeniería de los chilotes. No solo en la imaginería religiosa en Chiloé, que unió lo hispano y lo indígena de manera única en esta isla, también se expresa a través del la construcción de las mismas iglesias, por medio de ensambles que usen la madera, Los hombres de mar solían también ser artesanos de la madera, los llamados artesanos de ribera. Las maderas más utilizadas son el ciprés, el alerce, el ciruelillo y el canelo oloroso.

Artesano (retrato):
Florencio Matamala, tallador en piedra (Región de La Araucanía)

 

Pin It on Pinterest