EN ES
X
  1. Inicio
  2.  | 
  3. Territorio Artesano
  4.  | 
  5. Oficios artesanos
  6.  | Alfarería Atacameña

Alfarería Atacameña

Entre las cuencas del salar de Atacama y el río Loa, en la Región de Antofagasta, aún viva en las manos de pocos cultores, subsiste una de las más antiguas expresiones artísticas de la cultura atacameña: la alfarería ancestral. Estas creaciones de barro cocido alojan la cosmovisión del pueblo licanantay, portadores de la herencia incaica que habitaba el lugar antes de la llegada de los españoles.

Alfarería Atacameña

 

Entre las cuencas del salar de Atacama y el río Loa, en la Región de Antofagasta, aún viva en las manos de pocos cultores, subsiste una de las más antiguas expresiones artísticas de la cultura atacameña: la alfarería ancestral. Estas creaciones de barro cocido alojan la cosmovisión del pueblo licanantay, portadores de la herencia incaica que habitaba el lugar antes de la llegada de los españoles.

Para llevar a cabo su oficio, los maestros artesanos utilizan la tierra de la zona —rica en minerales y de un característico color—, cuyas propiedades son aprovechadas desde hace siglos por sus antecesores para crear piezas utilitarias y ceremoniales. Figuras zoomorfas y antropomorfas simples, sin pigmentos decorativos, en los que la cultura atacameña despliega su potencial creativo, invocando representaciones de animales como llamas, ovejas, cabras y aves, y utensilios que se emplean en las ceremonias religiosas —que son hechos para cada persona de manera especial— o en las actividades cotidianas del hogar.

 

Recolectar el barro es para los artesanos toda una travesía. La tarea puede demorar días, en los que recorren a lomo de burro decenas de kilómetros de desierto y montaña, durmiendo a temperaturas extremas en lampayas hasta dar con las vetas que alojan la materia prima. Antes de recoger el barro y estudiar cuidadosamente las texturas, algunos realizan una pequeña ceremonia de petición y agradecimiento a la tierra.


Entre cantos ceremoniales de plegarias a la naturaleza los artesanos piden que el barro esté lleno de bendiciones, beben agua y luego challan: después de brindar vierten la bebida a la tierra en señal de respeto y agradecimiento, simbolizando la comunión que entrelazan sus manos, el barro y la presencia de sus ancestros, que los acompañan como un espíritu guardián. Solo entonces, con una pala de madera o un chuzo, extraen los trozos de tierra y los cargan en un balde. De ellos hay de tantas tonalidades y texturas como zonas de extracción.

La greda del sector de Río Grande, por ejemplo, también llamada ulla, dota a la cerámica de un particular brillo y tonos colorados y grises. Y si la naturaleza lo permite, también con trazas de oropel, una tonalidad que se da en menor medida, principalmente en sitios de extracción de uso y conocimiento restringido.

La técnica tradicional con la que le dan forma a los distintos cacharritos y vasijas es el modelado manual. Un oficio que los artesanos desarrollan y protegen desde que eran niños: a medida que alisan la superficie van levantando la forma deseada, remojando de tanto en tanto sus manos con agua para facilitar su trabajo. Las piezas son cocidas a fuego directo en improvisados hornos hechos con bosta animal, que como buen combustible mantiene la cerámica encerrada hasta que el material se consume. Entonces adquieren la dureza necesaria, convertidas en chullos, virques, jarros ceremoniales y alojeros, cántaros agüeros, ollas para arrope y chiche.

Es un hecho: la base del desarrollo económico de los Atacameños es la agro ganadería. Crían llamas, alpacas, ovejas y cabras. Y de ellas obtienen la carne para alimento y las fibras textiles, como lana de oveja y fibra de camélido, con las que realizan tejidos de uso doméstico, para vestimenta y o su comercialización. Sin embargo, solo una pequeña, pero dotada parte de ellos porta en sus manos la alfarería tradicional de su pueblo, albergada de generación en generación, que se resiste a morir.

 

 

Retrato
Elena Tito, artesana alfarera reconocida en 2015
como Tesoro Humano Vivo.

Producto agregado al carro

 

 

IR AL CARRO Realizar pedido Seguir comprando

Pin It on Pinterest