EN ES
Menu
0 item Basket: $0
No hay productos en el carrito.

Revista Digital

VIVE LA ARTESANÍA

Chales Aymara

Una familia de 29 textiles de alpaca, tejidos por artesanas aymara de la región de Tarapacá y agrupados en cinco micro series: eso es Colección Chales Aymara, que a través del color e innovaciones en la técnica, traen desde el mundo andino una propuesta contemporánea, ideal para la primavera-verano.
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Qué amante de la artesanía textil no sueña con tener un chal de alpaca. Lo cierto es que si bien muchos asocian esta pieza al mundo aymara por ser una de las más cotizadas de la textilería del norte de Chile, el chal en sí no es un diseño tradicional andino. Fue introducido en los años 70 con un fin particular: ampliar la oferta comercial de las artesanas. En esta pieza, sin embargo, han logrado impregnar su pericia como tejedoras y, además, reflejar elementos propios de su territorio, como el uso del telar de pedales, de la fibra de alpaca y el dominio en la combinación de colores propios de esa zona.

El chal se hace en un telar de lisos o pedales, herramienta que también fue introducida por los españoles en la época de La Colonia. Hasta entonces, el textil andino se elaboraba en dos tipos de telares, ambos en faz de urdimbre: el de 4 estacas -que se instala a ras de suelo- y el de cintura, con los que se confeccionan piezas de uso personal, cargadas de la simbología propia de su cosmovisión y, por lo mismo, destinadas a uso ceremonial. Piezas complejas, costosas y reservadas solo para ciertos usos. Con la llegada del telar de pedales los tejedores y tejedoras aymara comenzaron a confeccionar telas que se podían cortar para crear prendas desprovistas de un uso simbólico.

En un principio el telar de pedales en el mundo andino fue utilizado principalmente por los hombres para confeccionar paños de tela, que luego eran insumo para el corte y confección de trajes de sastrería: chaquetas, vestones y pantalones. Ese hacer en el telar de a poco fueron tomando las mujeres aymara para tejer chales.

El éxito comercial de esta pieza generó que, a lo largo de los años, las diversas agrupaciones hayan igualado sus diseños, haciendo difícil diferenciar su propuesta. Tomando en cuenta ese esenario, Artesanías de Chile, a través de un trabajo colaborativo entre agrupaciones de artesanas aymara y el Área de Diseño y Desarrollo de Productos, buscó la forma de apoyarlas para innovar. Ese es el origen de esta Colección Chales Aymara, Textiles Contemporáneos de Alpaca, que, tomando como base las herramientas y la alpaca, noble y característica materia prima que disponen habitualmente las artesanas, hace un cruce con los colores y técnicas propias del mundo andino para crear cinco micro series de textiles contemporáneos, ideales para media estación.

Las artesanas de esta colección

Pozo Almonte y Alto Hospicio son dos localidades de la región de Tarapacá que concentran gran cantidad de familias aymara. Muchas de ellas trajeron desde el altiplano -donde nacieron y se criaron-, su saber hacer en torno al telar. Hoy mantienen vivo su saber hacer trabajando en agrupaciones. Las siguientes son creadoras de Colección Chales Aymara, Textiles Contemporáneos de Alpaca:

*Rescatando Nuestras Raíces
*Inti Kandati
*Tejedoras del Tamarugal
*Wara Wara
*Sillajuay
*Hijas Migrantes de Isluga
*Sol del Norte
*Peña Blanca
*Warmi Sawuris
*Pieska Wara Wara
*Flor del Tamarugal
*Hijas Migrantes de Isluga
*Chulumani

La simetría y la dualidad en el diseño

Haciendo referencia a los textiles aymara, en Colección Chales Aymara, Textiles Contemporáneos de Alpaca se resguardan elementos formales de diseño, como la simetría que permite el tejido en telar. Esta composición no guarda solo una intención decorativa, sino que también se relaciona con con un elemento que define la cosmovisión andina: la simetría y dualidad, donde todo se da de a pares, por partes iguales, integrando los conceptos de reciprocidad y el equilibrio. En el mundo aymara si algo existe es porque tiene a un otro.

La materia prima

Colección Chales Aymara, Textiles Contemporáneos de Alpaca está elaborada con fibra de alpaca industrial, que genera una textura pareja y moderna en los textiles. Los colores vibrantes y de alto contraste, que las artesanas logran con el uso de anilinas, citan el uso actual de los textiles andino. Otras combinaciones de colores vírgenes (fibras o lanas sin aditivo adicional; es decir, de su color natural) completan la colección con opciones más sobrinas.

Todas las piezas de esta colección son tejidas por las artesanas en telar de dos o cuatro pedales, una herramienta mecánica que funciona por completo a partir de la fuerza de la mujer, quien activa los pedales del telar, pasando manualmente los hilos de la trama. Es con su fuerza y entrega que se logran los textiles que aquí se lucen.

Colección Chales Aymara es una familia de 29 textiles de alpaca tejidos por artesanas aymara de la región de Tarapacá. Agrupados en cinco micro-series, a través del color e innovaciones en la técnica, traen desde el mundo andino una propuesta contemporánea, ideal para la primavera-verano.

Las micro series

Para referirse a la diversidad de ligaduras de los tejidos -como se llama a los puntos que las tejedoras logran en el telar de pedales- los aymara tenían términos específicos que usan hasta hoy: walleta, cordellate, palma, kille y ojito perdiz. En ellos se inspiran los nombres de algunas microseries de esta colección.

Kille

Realizadas por las agrupaciones de artesanas:

Flor del Tamarugal (Pozo Almonte) y Hijas Migrantes de Isluga (Pozo Almonte)

A la forma de la espiga en lengua aymara se le llama k’ille o cordellate; en tanto, a la sarga en el altiplano chileno se le denomina palma. De ahí los nombres de estas microseries, compuestas de 7 diseños cada una, que expresan la forma de las ligaduras que las artesanas logran en el telar. Antiguamente, estos tipos de textiles los solían fabricar hombres para confeccionar prendas clásicas de vestir con fuerte influencia de la sastrería europea. Hoy, en cambio, estos tejidos son realizados por mujeres y en vez de ser usados como tela, empezaron a venderse como chales. Para ambas microseries las artesanas utilizaron un hilado de grosor normal, por lo que el tejido es más grueso.

Chalinas

Realizadas por las agrupaciones de artesanas:

Tejedoras del Tamarugal (Pozo Almonte), Chulumani (Alto Hospicio), Rescatando Nuestras Raíces (Pozo Almonte)

La serie chalinas se compone de 5 piezas, tres de ellas en colores naturales, sin teñidos químicos, y dos de alto contraste: una roja y una azul. Estos colores son parte de lo que hasta la actualidad se puede observar en los hogares y vestimentas en las comunidades aymara en Chile. Para realizar estas piezas, las artesanas utilizaron un hilado de grosor normal, por lo que el tejido es más grueso.

Mitimota y Cuatros

Realizadas por las agrupaciones de artesanas de Pozo Almonte:

Rescatando Nuestras Raíces, Inti Kandati, Tejedoras del Tamarugal, Wara Wara, Sillajuay, Hijas Migrantes de Isluga, Sol del Norte, Peña Blanca, Warmi Sawuris, Pieska Wara Wara.

Estas dos microseries de la Colección Chal Aymara están tejidas con un hilo muy fino y, por lo mismo, son chales que tienen un peso ligero, similar a un pañuelo. Por ello son ideales para media estación y el verano. Ambas microseries vienen en seis colores: aquellas tonalidades tierra hacen referencia al ámbito precolombino del mundo aymara; en cambio las tramas de colores intensos -el fucsia y celeste- reflejan aquellos que las mujeres del mundo andino eligen en la vida diaria. Se basan en lo que ellas usan y hacen hoy.

No hay productos en el carrito.
Inicio
Categorías
0 Carrito