EN ES
X
  1. Inicio
  2.  | 
  3. Territorio Artesano
  4.  | 
  5. Oficios artesanos
  6.  | Cestería en ñocha

Cestería en ñocha

En la provincia de Arauco, dieciocho kilómetros al sur de Cañete, a medio camino del poblado costero de Tirúa, se encuentra la localidad de Huentelolén, donde un grupo de artesanas cesteras, las Ñocha Malen, trabajan con nobleza única la “ñocha”: voz Mapuche que alude a una hierba bromeliácea, muy verde, similar de aspecto a la pita, con hojas largas de orillas dentadas, que una vez seca sirve para crear tradiconales pizas de cestería, de uso doméstico y decorativo.

Cestería en ñocha

 

En la provincia de Arauco, dieciocho kilómetros al sur de Cañete, a medio camino del poblado costero de Tirúa, se encuentra la localidad de Huentelolén, donde un grupo de artesanas cesteras, las Ñocha Malen, trabajan con nobleza única la “ñocha”: voz Mapuche que alude a una hierba bromeliácea, muy verde, similar de aspecto a la pita, con hojas largas de orillas dentadas, que una vez seca sirve para crear tradiconales pizas de cestería, de uso doméstico y decorativo.

De esa fibra vegetal que solía abundar en los montes de bosques nativos que rodeaban Huentelolén, queda poco. Hace ya años, con las plantaciones forestales, comenzó a escasear. Desde entonces las artesanas comenzaron a cultivarlas en “sombreaderos”, un perímetro de tierra cubierta del sol por una malla, que las artesanas tienen en un rincón de sus huertos y donde, cada vez que necesitan, recolectan la materia prima: la Eryngium paniculatum, nombre científico de la ñocha.

“Para llegar a la montaña a recolectar la ñocha, cuando era niña subíamos a medianoche junto a mi papá y mis hermanas en una carreta de bueyes. Nos metíamos en las quebradas hondas, era un trabajo muy pesado y difícil, pero yo me acostumbré al ritmo. De eso han pasado varias décadas, pero yo no me aburro. No me hallo cuando estoy sentada, mano sobre mano, por eso ahí me pongo a tejer. Ahora con los invernaderos en la huerta tenemos la montaña en la casa”. — María Millanao, artesana cestera de Huentelolén e integrante de la agrupación Ñocha Malen. 

El primer paso, luego de la cosecha, es preparar un gran fondo para tratar las hojas con lejía: una mezcla de agua con cenizas que debe estar hirviendo antes de sumergir en ella las hojas recién cosechadas. La lejía ablanda y aclara las hojas frescas, que luego son puestas a secar al sol.

Llegado el minuto de tejer, las artesanas dicen que hay que “serenear la ñocha”. Esto significa dejarla a la intemperie, “al sereno”, bajo el rocío, para que tome el color y se disponga flexible para tejerla. Una vez “sereneada” le pasan un trapo bien limpio, la cortan en tiras largas y la reservan. Paralelo a la preparación de la ñocha, para el tejido de sus piezas las artesanas de Ñocha Malen usan paja blanca o coirón, una hierba perenne, de la familia de las gramíneas, que crece en zonas arenosas cerca del mar, que suele ser el esqueleto de sus piezas: el soporte que van “forrando” con la ñocha.

La “aduja” es un término náutico, común en toda la cestería Mapuche, que las artesanas usan frecuentemente para designar la base de la cual parten todas sus obras: un espiral plano sobre el que se va levantando y dando forma a un canasto, un llepu o el canasto gallina emblema de Huentelolén. De hecho, durante años, mucho antes de que las artesanas se aventuraran con otras piezas —como llepu, fruteras, paneras e incluso moisés de guaguas—, la gallina era “el” producto que tejían, inspiradas en todos los ejemplares que correteaban en sus huertas y pastizales. 

Para 1960, recuerdan algunas artesanas, no les daban más de trescientos pesos de hoy por una pieza. Pero se vendían como pan caliente. Tenían un don entre sus manos y por mucha papa, trigo y haba que se deba cosechar, hasta hoy se hacen el tiempo de cultivar el oficio que aprendieron de sus madres y abuelas. La ñocha, aseguran, no se deja jamás.

 

jQuery(document).ready(function(){ // Slick slider jQuery('.columns-4').slick({ speed: 300, slidesToShow: 4, slidesToScroll: 4, prevArrow: "", nextArrow: "", appendArrows: jQuery("#arrows-custom"), responsive: [ { breakpoint: 480, settings: { slidesToShow: 2, slidesToScroll: 2 } } ] }); }); /* Slider fixes */ div#arrows-custom { font-size: 2rem; float: right; padding: 2rem 0; } .et_pb_wc_related_products ul.products.columns-4 li.product { margin-right: 1% !important; } .slick-track { display: flex; margin-left: 0; } .woocommerce-page ul.products li.product:nth-child(n) { margin-bottom: 0 !important; } a.woocommerce-product-gallery__lightbox { left: 10px; right: auto; top: 10px; } .slick-slide { height: auto !important; } .thumbnail_image { width: 125px; } /* Fin slider fixes */
jQuery(document).ready(function(){ // cambiar contenido badges jQuery( "ul.products li" ).each(function() { // revisa si el elemtno tiene la clase "itsnew" if(jQuery(".itsnew", this).length){ // si tiene la clase "itsnew" le quitamos la clase badge de bestseller jQuery(".yith-wcbsl-badge-wrapper.yith-wcbsl-mini-badge",this).remove(); } }); }); h1.et_pb_toggle_title { font-weight: 500 !important; } /* Medallas tienda */ .woocommerce-page ul.products li.product .itsnew { background: url(https://artesaniasdechile.cl/icons_images/new/nuevo.png) !important; background-color: transparent !important; width: 30%; height: 10%; background-size: contain !important; background-repeat: no-repeat !important; z-index: 1; top: 10px; position: absolute; left: 5px; } li.sale .itsnew { display: none; } span.itsnew.onsale { background: url(https://artesaniasdechile.cl/icons_images/new/nuevo.png) } .yith-wcbsl-badge-wrapper.yith-wcbsl-mini-badge { width: 100%; } .yith-wcbsl-badge-content { display: none; } .yith-wcbsl-badge-wrapper.yith-wcbsl-mini-badge:after { content: ""; position: absolute; right: 10px; width: 54px; height: 46px; background: url(https://artesaniasdechile.cl/icons_images/new/masvendido.png); background-size: contain; top: 10px; } /* Fin medallas */

Pin It on Pinterest