Despacho gratis en RM urbano por compras sobre $20.000

Menu
0 item Basket: $0
No hay productos en el carrito.

Revista Digital

VIVE LA ARTESANÍA

Montelar

Montelar fue el nombre escogido por la agrupación Tejedoras de Chapilca para esta colección de alfombras, fundas de cojines y bolsos: piezas de uso cotidiano inspiradas en los colores del Valle del Elqui y en la textilería tradicional de esta zona, que tiene dos siglos de historia.

Montelar es la nueva colección desarrollada por la agrupación Tejedoras de Chapilca junto a Artesanías de Chile. Una serie de alfombras, fundas de cojines y bolsos portátiles: piezas de uso cotidiano inspiradas en los colores propios del Valle del Elqui y en la textilería tradicional de esta zona, saber que las artesanas guardan desde niñas en su memoria; herencia de doscientos años de una tradición textil mestiza relacionada a los saberes de arriería y trashumancia propios de este territorio.

Allí, en la Región de Coquimbo, está Chapilca, localidad donde la textilería fue gatillada por la antigua práctica de trasladar los rebaños de un lugar a otro, a cargo de crianceros, en búsqueda de forraje para los animales. Para que pudiesen sobrevivir a esas largas y frías jornadas, las mujeres de la zona les tejían los más finos ponchos y jergones, además de maletas o alforjas.

Con el paso del tiempo, las familias de Chapilca comenzaron a dedicarse tiempo completo a la crianza de ovejas y cabras para el consumo de carne. Y de ellas aprovechaban, adicionalmente, su lana: una fibra gruesa, de pelo corto, que pocos utilizarían para elaborar un textil. De hecho, hasta hoy la llaman “lana de oveja sufrida”, porque proviene de las ovejas que se crían desperdigadas bajo el sol del Valle del Elqui y por ello suele venir llena de espinas, palos y grasa animal. Sin embargo, con mucho esfuerzo y el propósito de usar lo propio, las artesanas de Chapilca la convierten en hilos que no se encuentran en ninguna otra tradición chilena.

Las artesanas y el artesano
detrás de esta colección

A través de capacitaciones realizadas por Fundación Artesanías de Chile y el programa Proartesano, las artesanas de la agrupación Tejedoras de Chapilca desarrollaron la Colección Montelar guiadas por Morelia Collados, creadora de la marca de tejidos Acurruca. 

Carmen Huerta, Nyxcia Huerta, Mónica Aguirre, Makarena Urrutia, Alicia Aguirre, Zunilda Rojas, Ingrid Urrutia, Mercedes Alvarez, Carla Aguirre, Patricia Barraza, Angélica Alfaro y Carlos Aguayo son las artesanas y el artesano
detrás de esta colección.

El proceso productivo

A diferencia de otras tradiciones textiles que se desarrollan a lo largo de Chile, las artesanas de Chapilca parten trabajando con el vellón sucio. Lo obtienen de las ovejas que se crían desperdigadas bajo el sol del Valle del Elqui, en terrenos donde abundan arbustos. Por eso, suele venir llena de espinas, palos y grasa animal. Por eso las artesanas le dicen “ovejas de lana sufrida”.

Trabajar con el vellón sucio es parte de la tradición textil de Chapilca. Así, aún sin limpiar, las artesanas hilan el vellón a mano o usando ruecas. El resultado es un hilo grueso, firme, ideal para piezas que necesitan alta resistencia, como alfombras y frazadas. Como lo tiñen todavía con impurezas, el resultado es un color con ciertas vetas, que le da una identidad única.

Después de hilar y teñir el vellón, las artesanas lo lavan y limpian a mano. Una vez terminado el proceso montan el telar de palo plantao’, que puede llegar a medir ocho metros de largo. Entonces, comienzan a dar vida a sus piezas.

Alfombras
Todos estos diseños están hechos con lana de oveja “sufrida”, un tipo de vellón duro, seco y medio quemado que las artesanas obtienen de rebaños desperdigados bajo el sol del Valle del Elqui y que transforman con maestría: lleno de espinas, palos y grasa animal, primero lo hilan a mano para luego torcer dos hebras en una, consiguiendo un hilo apretado, grueso y resistente que tiñen y lavan antes de tejer.  

Fundas de cojín
De tres tamaños diferentes, todas las fundas de esta colección fueron tejidos con una lana delgada, que las artesanas obtienen ya hilada de productores locales de la Región del Maule. En la exploración de dicho grosor, distinto al que suelen usar, radica su valor: un tejido apretado, denso y resistente, cuya innovación está en sus costuras simples y bordes lisos.

Bolsos

Ideales para llevar un computador portátil o tablet, todos los bolsos de esta colección fueron tejidos con una lana delgada, que las artesanas obtienen ya hilada de productores locales de la Región del Maule. En la exploración de dicho grosor, distinto al que suelen usar, radica su valor: un tejido apretado, denso y resistente, que innova en costuras simples y bordes lisos, y correas de cuero natural hechas especialmente para esta colección por el artesano talabartero Daniel Vicencio. 

No hay productos en el carrito.

Tipo de producto +

Color de la pieza +

  • 16 Amarillo
  • 25 Azul
  • 23 Beige
  • 153 Blanco
  • 289 Café
  • 101 Gris
  • 1 Marrón
  • 22 Morado
  • 150 Multicolor
  • 9 Naranjo
  • 66 Negro
  • 27 Plata
  • 43 Rojo
  • 18 Rosado
  • 28 Verde
  • 1 Api
  • 1 Caramelo
  • 5 Celeste
  • 1 Lila
  • 1 Narajnajo
  • 1 Turquesa

Material de la pieza +

  • 111 Cerámica
  • 35 Fibra animal
  • 11 Lana
  • 112 Madera
  • 50 Plata
  • 39 Tela
  • 1 Alpaca
  • 1 Cacho buey
  • 11 Cuero
  • 116 Fibra de alpaca
  • 119 Fibra vegetal
  • 319 Lana de oveja
  • 3 Metales
  • 4 Piedra
  • 13 Yeso
  

Inicio
Shop
0 Carrito